InternacionalesMauricio Macri | Argentina

Retención a exportaciones, y en especial a la soja, foco de Plan Macri

El objetivo es cerrar la brecha de 7.000 millones de 2018. Recesión en el horizonte y "cuadernos de la corrupción" como factor de crisis

El presidente Macri anunció un paquete de medidas para la población vulnerable en la admisión de que aumentará la pobreza en Argentina en los próximos meses a raiz de ka crisis financiera que atraviesa el país.

Macri anunció un refuerzo de jubilaciones y pensiones para los meses de setiembre y diciembre. No mencionó el alcance de esa extra, pero señaló que será complementario a otras medidas para los "que más necesitan".

Al mismo tiempo aseguró que se reforzará el plan alimentario para ancianos y menores en todo el país.

Se ajustará asimismo el programa Precios Cuidados, un plan social que pone el foco en los alimentos de la canasta básica e intenta evitar el abuso de los comercios en un país que tiene una inflación por encima del 30%.

"Estamos maduros para hacer este cambio, lo siento", dijo el presidente al comentar que "pensamos que íbamos hacia adelante tuvimos que dar pasos hacia atrás".

Macri culpó a la corrupción kirchnerista de la situación en la que se encuentra el país.

"Llevamos décadas de conformarnos con poco, de caer y volver a levantarse", dijo el mandatario de "Cambiemos", quien señaló que Argentina "no puede gastar más de lo que tiene".El gobernante dijo que hay "que escuchar a los que piensan distinto" . "Hay mucha gente que respeto que no está en mi gobierno", destacó.

En ese sentido, tendió un puente con la oposición en busca "de consensos" recordando que el gobierno que encabeza "nunca tuvo mayorías" y debió negociar siempre el presupuesto nacional con todos lo sectores. De algún, también, repartió responsabilidades en la crisis que está atravesando el país.

"Esta crisis no es una más. Tiene que ser la última. No me van a encontrar del lado de los que hipotecan el país. Me van a encontrar del lado de los que dejan la vida por ustedes".

Embed

DESEO DE SUPERÁVIT PRIMARIO

Posteriormente, el ministro de Hacienda, Nicolas Dujovne, confirmó que el foco del este año será el déficit fiscal, llevándolo del 2.5% al superávit primario.

Dujovne recordó que Argentina lleva más de 70 años con déficit fiscal y dijo que este año la recesión será más profunda de lo que se esperaba.

Poner equilibrio allí es fundamental para la consecución del préstamo del FMI por 50.0000 millones del FMI, más otros 6.0000 que recibirá de otros organismos, para paliar la crisis.

"Hay un mundo que no quiere que Argentina fracase y caiga en el populismo de décadas pasadas", comentó.

La medida principal del paquete anunciado es la retención de las exportaciones, y en especial la de soja, que se adelantará comenzando de inmediato y llegará a 18%.

Aproximadamente 1,3% de los 2,6% de mejora fiscal prevista vendrá por el lado de los ingresos a través de la aplicación de retenciones al campo, a la industria y a los servicios.

Con respecto a las exportaciones, se le aplicará un impuesto de $4 por dólar a la producción primaria (productos no industrializados o cono escaso valor agregado) y $3 al resto. Los derechos serán transitorios, según Dujovne, y se extenderán hasta diciembre del año 2020.

DUJOVNE ANUNCIOS

La soja tuvo en 2018 un gran rendimiento y se espera para marzo y abril de 2019 un ingreso de dinero al mercado argentino muy importante.

Las exportaciones argentinas esperadas para 2018 rondarán los 60.000 millones de dólares, que darán los 7.000 millones correspondientes a la "brecha" que debe cubrir en gobierno en lo que queda del año.

Las cifras cerrarían, aunque habrá que ver como funciona en la realidad.

Según La Nación, el Gobierno espera sumar recursos por rentas de la propiedad (por ejemplo, empresas públicas) y mayores ingresos de capital.

La Casa Rosada y Hacienda acordaron una reducción de las inversiones públicas. esa partida se achicará en 0,7 puntos del PBI, con un ahorro real en ese rubro en el orden del 50%.

El recorte representará 0,5% del producto. Eso se logrará con el traspaso del gasto a las provincias, que se harán cargo de la tarifa social eléctrica y de las bonificaciones que pesan en el transporte automotor. La provincia de Buenos Aires y la Capital Federal serán dos de los principales distritos que deberán afrontar mayores gastos.

A esta medida se la complementará con otras de alcance político, como el cierre de 10 ministerios que pasarán a ser secretarías. También se anuncio que los subsidios del transporte pasarán a manos de las gobernaciones provinciales.

Dujovne también espera recortar 0,2% del PBI en las remuneraciones y los gastos operativos del Estado. Esa cuenta surge de un ahorro del 20% en bienes y servicios, pero también del congelamiento del ingreso de personal a la administración pública y la recomposición salarial, que no podrá superar a la inflación. También habrá una reducción idéntica en otros gastos corrientes.

También dijo que después de dos años de crecimiento -en 2016 y 2017-, cambió el contexto. En ese sentido, señaló a la sequía, a las tasas internacionales, y a la apreciación de monedas relevantes en el mundo.

También dijo que la credibilidad argentina se vio afectada por otros elementos como los "Cuadernos de la Corrupción", le megacausa judicial que dejó en evidencia la existencia de una corruptela en las obras públicas durante los gobiernos del matrimonio Kirchner (2003-2015).

El ministro reconoció que se han cometido "errores". "Para balancear todos nuestros objetivos, entre ellos el apoyo a los sectores vulnerables", dejamos al descubierto el flanco fiscal".

Uno de los principales planes de la gestión fue el programa nacional de reparación histórica a jubilados.

Dejá tu comentario