Nacional Caso Luciano Silveira | muerte en inflable

Reabren el caso del niño que apareció muerto dentro de castillo inflable

La fiscal Gabriela Fossati realizará nuevas actuaciones por el caso de Luciano Silveira. Un nuevo video arroja un giro sorpresivo

Un video puede reabrir el caso de un niño que apareció muerto en un castillo inflable durante la celebración de un cumpleaños infantil el 9 de diciembre de 2016.

Lo que fue caratulado en principio como una muerte accidental podría reabrir como una investigación más amplia desde que en las últimas semanas apareció un video en el que se ve a Luciano Silvera, de 5 años, siendo sacado del inflable, semidesnudo, y no como lo vio su padre unos minutos después al llegar al salón de fiestas.

Jose Silveira llegó a buscar a su hijo y no lo encontró. Le dijeron que se había ido con otros padres. A su juicio eso era imposible. Alguien le habría avisado. Pero al cabo de unos minutos, uno de los animadores lo llamó y le pidió que pasara a una sala. Allí estaban un enfermero y una médica, invitados a la fiesta, intentando reanimar a su hijo.

Según su relato Luciano estaba cianótico, de un color azulado por la asfixia. Se estima que había muerto 45 minutos antes.

El relato sobre las circunstancias en que fue encontrado entra allí en contradicciones.

La Dirección Criminalística del Departamento de Planimetría escribió en un documento: "Un masculino ayuda a retirar el cuerpo del niño. Se aprecia que al retirar al niño el mismo está sin sus prendas de vestir inferiores".

El abogado de la familia Pablo Sosa pide que se investigue si detrás del ocultamiento hubo algún tipo de agresión sexual.

El caso acaba de ser tomado por la fiscal Gabriela Fossati, quien planea darle un nuevo impulso al caso, señala el diario El Observador, que tuvo acceso a las nuevas pruebas.

Luciano tenía 5 años y ese día había concurrido al cumpleaños de un compañero de colegio..

El niño tenía epilepsia, aunque la misma estaba siendo tratada lo que le permitía tener una vida normal, hacer deporte, etcétera, dijeron sus padres.

Una de las hipótesis que pudo explicar su aparición en esas condiciones era que se hubiese desmayado, o hubiera tenido una crisis.

El análisis realizado por forenses concluyó que al menor se le detectaron concentraciones superiores del psicotrópico para tratar la epilepsia, que puede causar somnolencia.

"Son compatibles con asfixia lo que sumado a los rangos de medicación sedante determinaron la muerte", concluyó el informe.

El médico tratante Raúl Ruggia descartó que el medicamento causara sueño, aunque sí pudo decantar en un ataque de epilepsia.

"Con respecto a las concentraciones superiores encontradas, aclaró que los medicamentos siempre tienen metabolitos y pueden encontrarse rastros durante 48 o 72 horas. "Se ve que el niño tenía un metabolismo lento", declaró ante la Justicia el profesional.

Esa fue una de las manifestaciones de los animadores que actuaron en la fiesta para explicar que nadie se diese cuenta que el cuerpo quedara enrollado.

¿Cómo fue hallado? La madre del niño del cumpleaños pidió que se volviera a abrir en castillo inflable. Al desplegarse apareció el cadáver del niño.

Su marido fue quien logró sacarlo de allí. En el video obtenido en diciembre último, se ve cómo el hombre regresa a la aestructura de hule para recuperar la ropa del menor, pero no lo logra.

Ante la Justicia el hombre declaró -según El Observador- que encontró a Luciano "tirado en el piso, al lado de la puerta de la cocina". El video contradice sus afirmaciones.

Por su parte, José Silveira dijo que llegar al encuentro de su hijo apenas unos minutos más tarde, Luciano estaba vestido.

El cumpleaños duró unas tres horas. La investigación tuvo a disposición dos videos entregado, uno por la empresa propietaria del salón y otro de la empresa dueña de las cámaras de vigilancia.

Hubo problemas para obtener esas pruebas. La familia de la victima señala que un técnico de la empresa tuvo acceso remoto al video completo al día siguiente del incidente. Sin embargo, solo se proporcionó una filmación de 15 minutos.

Alejandro Balbi, abogado de la empresa se excusó de hablar. Tomó el caso a fines de 2017. Argumentó que es un tema particularment sensible.

La existencia del primer video recién salió a la luz en la reconstrucción del 28 de julio de 2017 y llegó al juzgado el 30 de agosto.

En diciembre de 2017 apareció el segundo video en que que se ve a Luciano sin ropa interior envuelto dentro del castillo inflable ya desarmado.

Abierto, éste medía 4 metros de alto y ocupaba casi toda la pieza. El tamaño bloqueaba la cámara que estaba en el lugar.

Esta circunstancia impide saber cómo y en qué momento Luciano terminó en el castillo.

En las filmaciones, a las que tuvo acceso El Observador, se puede ver como los animadores, minutos antes de las 22 horas, desinflan y arrollan el castillo con Luciano dentro.

Aunque una de las animadoras del local declaró ante el juez Tabaré Erramuspe que para desinflar el castillo primero se sacaba a todos los niños, en el video se aprecia cómo mientras se desinfla la estructura la mayoría de los niños saltan sobre ella.

El abogado Sosa señaló que el día en que Luciano fue encontrado muerto en el salón ubicado en Parque Batlle ni el primer fiscal de la causa Ricardo Perciballe ni el juez titular Tabaré Erramuspe concurrieron al lugar.

En este año y tres meses de abierto el caso, ha habido tres cambios de autoridades judiciales.

Además, la Policía cometió errores de procedimiento. Para él "la escena del hecho no fue debidamente preservada" .

Esa noche Policía Científica no se llevó el DVR que posibilitaba recuperar las imágenes de las tres horas que duró la fiesta. A los 30 días los archivos ya eran irrecuperables.

Los Silveira-Loaces luchan por reabrir el caso. Luciano nació el 23 de marzo de 2011 luego de perder dos embarazos y someterse a un proceso de reproducción asistida.

Dos años más tarde nació Clarita, que hoy tiene 4 años. Para ellos es fundamental la verdad. "Algún día tendremos que contarle a ella lo que le pasó a su hermano", dijo Ximena Loaces a El Observador.

Luciano superaba día a día sus problemas. Iba a fonoaudióloga y a psicomotricista. "Sus crisis epilépticas se daban principalmente en la noche, luego de dormirse. Nunca había tenido un problema. Iba a gimnasia, natación y en el colegio tenía un desempeño habitual", contó su padre, José.

Por su parte, Loaces quiere que la investigación culmine con la verdad lo más pronto posible: "este proceso eterno no colabora en nada para el duelo".

FOTO. Fiscal Gabriela Fossati

Dejá tu comentario