Quien se niegue a la tobillera electrónica puede ir a prisión

Si la Justicia ordena la colocación de este dispositivo a un hombre acusado de violencia doméstica, y se niega o lo rompe, puede ir a la cárcel.

 

Las tobilleras electrónicas estarán prontas para ser utilizadas por el Poder Judicial en ocho días, según anunció este miércoles el ministro de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Ricardo Pérez Manrique.

El máximo órgano judicial del país presentó el Protocolo de Actuación que deberán seguir los jueces para ordenar y aplicar las tobilleras electrónicas a los acusados de cometer violencia contra mujeres o niños.

Pérez Manrique aseguró que si una persona se opone al uso de la tobillera dispuesta por un juez, o la rompe, o inclumple con las instancias fijadas por el magistrado, puede ser procesado y terminar en prisión.

El Protocolo define a la "oposición, resistencia u obstaculización al normal desarrollo del proceso y demás actuaciones" judiciales, en el caso de la violencia doméstica, como "toda forma de desconocer, trabar o impedir las decisiones adoptadas por la Justicia".

También entiende que una persona se opone a la aplicación de las medidas cautelares el hecho de "no presentarse a las instancias periciales, de seguimiento u otras citaciones realizadas por la sede policial y/o judicial".

Este Protocolo, establece además que será "obligatorio" para los agresores la utilización de las tobilleras, resultando "improcedente requerir el consentimiento del denunciado", así como tampoco el de la "víctima".

Una vez que el juez competente ordene la colocación de las tobilleras deberá comunicarlo al "Centro de Monitoreo" (la Policía) para que haga efectiva la medida antes de que expiren los plazos constitucionales de detención del agresor. 

Este es el protocolo de actuación de los jueces para aplicar las tobilleras en casos de violencia doméstica.

Dejá tu comentario