InternacionalesNxivm | secta

Quién es quién en la secta sexual Nxivm, cuyos integrantes enfrentan condenas de 40 años de cárcel

La cúpula de este falso programa de crecimiento personal está detenida. Esclavitud sexual, pedofilia, tráfico de personas.

Rainiere alias "Vanguardia"

Keith Raniere fue el inicio de todo. En 1990 creó una empresa de "marketing multinivel" en su ciudad, Albany, en el estado de Nueva York.

A finales de 1993 había vendido mil millones de dólares en bienes y servicios, segùn dijo. Empleaba a 80 personas. Le fue bien, pero quería más. Creía tener una misión.

Por entonces descubrió el potencial de los programas de crecimiento personal. Era plena era del New Age y él quería subirse a la ola.

Primero vendió vitaminas y en 1997 Raniere conoció a la mujer que se convertiría en su socia de negocios, Nancy Salzman.

Juntos crearon Nxivm sobre la base de una metodología inventada por ellos llamada "investigación racional". Obviamente sabían de antemano que iban a tener que enfocarse en gente que pudiera pagar la dedicación y así surgieron los llamados “Programas de Éxito Ejecutivo" (PEE) que se han extendido por Estados Unidos, Canadá y México.

Construir poder es construir patrimonio por lo que Ramiere y Salzman jugaron a dos bandas: crearon fundaciones espirituales de "ética humana" y al mismo tiempo armaron fideicomisos para construir espacios deportivos, spa, centros de salud de salud y bienestar.

Nxivm ha crecido enormemente desde su creación. Pasó de ser una organización de cinco personas a una corporación de cerca de 400.000 en apenas dos años.

La base de todo es el autoempoderamiento, algo que no es ilegal. En principio sus esfuerzos estaban destinados a “promover la ética, la humanidad y el pensamiento crítico”,.

El problema es la dinamica de secta que generó Ramiere, en la que él es el centro y hay decenas, cientos de mujeres alrededor.

Fue detenido en marzo de 2018 en Puerto Vallarta, México, acusado de fraude, tráfico sexual, explotación sexual de niños y tráfico de personas, entre otros delitos. Desde entonces ha estado bajo custodia federal en Brooklyn.

Un tribunal federal toma nota de las declaraciones de sus presuntas víctimas y miembros de su círculo íntimo, quienes describen su papel en una sociedad secreta formada por mujeres, conocida como DOS, que debía ser un grupo de empoderamiento de mujeres.

Un video sacado a luz en las últimas horas muestra la forma en que mujeres eran marcadas en la piel con las iniciales de Keith Raniere.

La mujer que es tatuada en el video es Sarah Edmondson, quien denunció en 2017 las prácticas de la secta a The New York Times.

El acto se desarrolla con aparente aprobación y consentimiento de Edmondson, quien, incluso, pronuncia un juramento: “Por favor márcame, sería un honor que quiero portar por el resto de mi vida”, expresa durante la ceremonia en la que hay risas y besos entre ella y la líder.

Nxivm dirigió varios programas educativos y de capacitación bajo el paraguas de la compañía. Cerca de 17.000 personas tomaron las clases de autoayuda de la organización.

Su misión era enseñar a otros cómo alcanzar la verdadera felicidad, dijo su abogado, Marc Agnifilo.

Nancy Salzman

Salzman, conocida como la “prefecta”, se declaró culpable de un cargo de conspiración para cometer fraude.

La mujer de 64 años participó en la edición de videos de las clases de Nxivm que ella impartía antes de entregarlos como parte de una demanda contra la organización. Se cree que Salzman eliminó materiales que hubieran respaldado algunas de las acusaciones de la demanda, según una declaración del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Allison Mack, la actriz

Era la celebridad del grupo. Mack fue actriz en la serie “Smallville” y cocreadora de un programa dentro de Nxivm que estaba dirigido a actores.

Ella estuvo involucrada con el grupo durante varios años, habló sobre su trabajo con una de las compañías de Raniere en su canal de YouTube, contactó a miembros potenciales en Twitter y apareció en un video de reclutamiento de Nxivm entrevistando a Raniere.

Se cree que Mack, de 36 años, reclutó al menos a dos mujeres en el DOS, según documentos judiciales.

Los fiscales dijeron que Mack estaba cerca de la cima de la pirámide con Raniere y que “directa o implícitamente requería” que sus esclavas se involucraran en actividades sexuales con Raniere.

Mack supuestamente recibió beneficios financieros y de otro tipo por parte de Raniere a cambio de la cooperación de las mujeres con sus exigencias.

En abril, se declaró culpable de conspiración para cometer fraude y de fraude relacionado con su supuesto papel en el caso de tráfico sexual. Enfrenta hasta 40 años de prisión.

Lauren Salzman, la que daba azotes

Lauren es hija de la cofundadora de Nxivm, Nancy Salzman. Formó parte de la junta ejecutiva de la organización por 20 años.

La mujer de 42 años testificó ante el tribunal que se unió a DOS en 2017 y se convirtió en una de las maestras del culto sexual secreto, con seis esclavas propias.

En las reuniones en su “casa de hermandad de mujeres”, Salzman y otros maestros propinaban azotes con cinturones de cuero. Raniere llamaba para ver cómo iban, dijo ella.

En marzo, se declaró culpable en un tribunal federal de los cargos de fraude y conspiración para cometer fraude.

Los fiscales dijeron que Salzman estaba entre los miembros del grupo que lideraron una “campaña de desinformación diseñada para difundir mentiras sobre los miembros de DOS y Nxivm y desacreditar a las víctimas”.

Claire Bronfman, la heredera millonaria

Es heredera de la firma de bebidas Seagram y estuvo en la junta ejecutiva de Nxivm durante casi una década. Bronfman usó su riqueza para ayudar a financiar las actividades de Nxivm, dijeron los fiscales.

En abril, se declaró culpable de ocultar y albergar a inmigrantes indocumentados con fines de lucro y de uso fraudulento de identificaciones. Enfrenta hasta 27 meses en prisión y acordó pagar US$ 6 millones al gobierno.

Kathy Russell, la contadora

La mujer de 61 años fue contadora de Nxivm durante años.

Los fiscales afirman que Russell era parte de un plan para contrabandear a una mujer a los Estados Unidos a través de Canadá. Le dio a la mujer una tarjeta de identificación falsa con el apellido y la fecha de nacimiento de una mujer muerta, dijeron las autoridades.

Se declaró culpable de un cargo de fraude de visa y enfrenta entre seis y 12 meses de prisión.

Pedofilia y exploraciones profundas en la mente

En un video exhibido en la corte, se ve cuando Salzman "la prefecta" habla sobre el abuso sexual determinado por la edad de consentimiento, que dice que es 17 en algunos lugares y 12 en otros.

“A menudo, cuando se aconseja a personas que son niños de lo que podríamos llamar abuso, algunos niños pequeños están perfectamente felices con eso hasta que descubren lo que sucede más adelante en la vida”, dice Salzman, en cámara.

“No sabían nada sobre si era malo, más tarde crecieron y descubrieron que en realidad era algo que era malo, en ese caso, ¿es más la sociedad la que los está abusando?”, se preguntó.

Mark Vicente, de 53 años, tomó su primera clase de Nxivm para aprender cómo ser más exitoso. Después de todo, las clases se realizaron a través de los “Programas de éxito ejecutivo” de la compañía Nxivm.

Cuando Vicente y otros estudiantes llegaron a uno de los centros de Nxivm, fueron recibidos por fotos enmarcadas de Salzman, conocido como “Prefecto”, y Raniere, quien era llamado “Vanguardia”.

“No había nada por encima de Vanguardia”, testificó Vicente el jueves.

Lo que atrajo a Vicente, un cineasta con educación universitaria, fue algo llamado “exploración de significado”.

Las discusiones sobre sus temores más profundos generaron gran impacto en su vida.

También las "pruebas" a las que fue sometido

Su sesión despejó sus sentimientos de claustrofobia mientras estaba atrapado en atascos de tráfico.

“Nunca había visto nada que fuera tan efectivo”, dijo. “Me quedé asombrado”.

Los cursos podrían costar hasta 7.500 dólares por 16 días.

Cada día podría durar 12 horas, lo que, según Vicente, fue agotador y desorientador.

Al cabo de un tiempo comenzó a cuestionar algunas cosas, y sintió que empezaba a sentir la de sus maestros y compañeros.

Los primeros días de clases intensivas fueron sobre la redefinición de ideas, dijo, como si los problemas externos en realidad fueran solo uno mismo quien los provoca.

Se enseñó a los estudiantes a minimizar sus emociones e instintos y, en cambio, a confiar en su intelecto. Los instructores mencionaron la palabra culto diciendo: “no existe”.

“Si uno tenía algún problema con eso, se lo señalaba. Todas estas cosas, sentí, se convirtieron en una trampa”, dijo. “Uno no podía cuestionar los rangos más altos. Si cuestionabas, claramente eras una persona supresiva”.

Vicente al instante comenzó a cuestionar los motivos de las lecciones. Cuando planteó sus preocupaciones a Salzman, dijo, ella le dijo que no podía aceptar que había “tanta bondad” en el mundo.

Cada vez que los estudiantes tomaban una clase, se les pedía que completaran una encuesta psicológica, un acuerdo de no divulgación y un cuestionario en el que se pedía información muy personal.

Vicente dijo que no tiene idea de dónde está esa información ahora.

“Me siento confundido. Me siento engañado. Siento que se recolectó mucho sobre mí”, dijo Vicente. “Me siento extremadamente vulnerable”.

Dejá tu comentario