Sociedad quemaduras | pirotecnia | fuegos artificiales

Quemaduras, problemas auditivos y daños oculares irreversibles, por mal uso de pirotecnia

Manos, ojos, cabeza y rostro, las partes del cuerpo más afectadas. La mitad de las víctimas son niños, que no cuentan con las habilidades para su manipulación.

El Ministerio de Salud Pública (MSP) advierte por graves lesiones físicas, como quemaduras, problemas auditivos y daños oculares irreversibles por el uso imprudente de la pirotecnia.

Las partes del cuerpo más afectadas son las manos, los ojos, la cabeza y el rostro. Y la mitad de las víctimas son niños, que no cuentan con las habilidades para su manipulación de forma segura.

El MSP recomienda que el material pirotécnico esté autorizado por el Servicio de Material y Armamento, y que se lea atentamente y se sigan las instrucciones para su uso.

En caso de lesiones o quemaduras, Salud Pública aconseja consultar en forma inmediata a un médico o a una emergencia móvil, y evitar el uso de “remedios caseros”, como pasta de dientes, tomate, tabaco o miel. Hay que lavar la zona lesionada con agua fría para calmar el dolor y frenar la acción calórica, y cubrir con paños limpios, toallas o sábanas.

En caso de que se produzcan incidentes con compromiso ocular, no deben tocarse los ojos.

Se recuerda que los fuegos artificiales deben ser manipulados solo por adultos y no utilizarlos bajo los efectos del alcohol u otras drogas.

El MSP recomienda no volver a encenderlos si no funcionaron en el primer intento. Se debe esperar cinco minutos y sumergirlos en agua antes de desecharlos. Tampoco hay que utilizar alcohol para encenderlos.

Otros consejos son tener cerca un balde con agua, una manguera o un extinguidor de incendios para situaciones de emergencia. Usar los fuegos artificiales en superficies estables y planas, en exteriores, abiertas y despejadas, lejos de zonas con peligro de combustión, como edificios, vehículos y vegetaciones. No hay que usar pirotecnia si hay vientos fuertes.

Los fuegos artificiales deben ser encendidos uno a uno con un palo largo o con una antorcha, apartándose lo más posible. También se recomienda mantener una distancia segura, una vez que fueron encendidos.

No apuntar, tirar o disparar cualquier tipo de fuego artificial a personas o propiedades.

Se aconseja almacenar los fuegos en un lugar fresco y seco, nunca cerca de fuentes de calor o expuestos al sol.

Si el fuego cae sobre la ropa, se debe sofocar envolviendo a la persona con una manta o haciéndola rodar sobre el suelo. No debe caminar y menos aún correr, según las recomendaciones del MSP, Bomberos y la Sociedad Uruguaya de Pediatría.

Dejá tu comentario