DeportesMundial 2018 | Selección de Inglaterra

¿Qué hizo Inglaterra para volver a convertirse en una superpotencia mundial?

La clave es el programa denominado "EL ADN de Inglaterra", que unificó criterios a la hora de reclutar, educar y mantener el talento.

Inglaterra está a un paso de la final del mundo. Cuando llegaron a Rusia, sus dirigentes dijeron que el objetivo era Qatar 2022.

Sin embargo, todo se adelantó un poco gracias a la gran performance inglesa que fue derrotando uno a uno a todos sus rivales. Hoy tiene a Croacia delante.

El proceso que vive Inglaterra es algo que se está viendo en muchas partes del mundo, y también en Uruguay.

No se puede armar selecciones sobre la base de los jugadores que estén bien en el momento de la convocatoria. No se puede armar equipos así, con tan poca preparación.

Bélgica lo sabe, Croacia lo sabe, Francia también, y por eso llegaron hasta donde llegaron: trabajan intensamente y desde hace años para reclutar talento desde el período juvemil, armando generaciones y formando a los seleccionados como personas y deportistas de élite.

En 2017, Inglaterra comenzó a cosechar lo que comenzó a sembrar cinco años antes.

El 10 de junio, la Sub-21 ganó el Torneo Esperanzas de Toulon, fueron campeones al derrotar a Costa de Marfil por penales en la final. Toulon no es una competición oficial de la FIFA ni de UEFA, pero sigue siendo un prestigioso torneo juvenil

Al día siguiente, otro plantel inglés, los jóvenes de la Sub-20, derrotaron 1-0 a Venezuela y se consagraron campeones mundiales, algo histórico para el país.

Algunos de sus 12 goles en siete partidos fueron con jugadas de alto vuelo.

El portero Freddie Woodman (Newcastle) ganó el Guante de Oro y Dominic Solanke (Liverpool) fue elegido mejor jugador del torneo.

A final de ese mes, el Sub-21 terminó entre los cuatro mejores del Campeonato Europeo, un torneo que al mes siguiente ganó en la categoría Sub-19 y que en setiembre alcanzó la final el Sub-17.

La coronación de un año fantástico llegó en Calcuta, India. Inglaterra, que en 30 minutos perdía por dos goles y se marchó 1-2 al descanso ante España, logró traducir su dominio en goles y remontó el encuentro.

Rhian Brewster, juvenil del Liverpool, llegó a su octavo gol en siete partidos y Philip Foden, una perla del Manchester City elogiada por Pep Guardiola, aportó un doblete.

Inglaterra se impuso por 5-2 y levantó el trofeo del Mundial Sub-17.

La superioridad física y futbolística evidenciaron, como en el resto de los anteriores torneos formativos, que las próximas generaciones llegaron para darle algunas vueltas de tuerca al tradicional fútbol inglés.

GESTIONADO POR EL GRUPO HILTON

En 2013 se inauguró el complejo St. George's Park, un lugar exclusivo de entrenamiento para dejar de usar las instalaciones del Arsenal o del Manchester United.

La Federación inglesa (FA), que tardó 11 años en culminar el proyecto por distintos contratiempos, invirtió 105 millones de libras para construir este impresionante predio que tiene 12 canchas, una de las cuales es una réplica exacta del campo de juego de Wembley.

Posee salas de recuperación de última generación, con hidroterapia, biomecánica y gimnasios, además de salas para análisis de video, un centro médico y un complejo hotelero administrado por el Grupo Hilton.

La FA previamente creó el programa "El ADN de Inglaterra" que se divide en tres etapas: 5-11 años, 12-16 años y 17-21 años.

El plan busca construir un futbolista que se adapte a un equipo que pueda dominar la posesión de pelota, que pueda elegir el momento adecuado para progresar en el campo y penetrar al rival, con capacidad de recuperar el balón tan pronto como sea posible y recursos para reaccionar anticipadamente al peligro creado por el rival.

Las estrellas de la selección absoluta comparten espacio con los jóvenes, los aconsejan y le transmiten sus experiencias.

"No solo pueden ver cómo trabajan, pueden pedirles una opinión o algún consejo que alimente su confianza. Es una oportunidad de oro para los jóvenes. Por ejemplo, vi a Raheem Sterling, que es de la selección mayor, bajar las escaleras y agarrar a Joe Gomez, del Sub-21, para ir a jugar videojuegos con él. Es un detalle, pero marcará la diferencia a futuro", agregó el exfubolista seleccionado Jermaine Jenas.

Los resultados comenzaron a verse rápidamente cuando el todo cobró sentido.

Por ejemplo, 10 de los 11 jugadores de Inglaterra que fueron titulares en la final de Mundial Sub-20 ante Venezuela, ya han ascendido a la categoría Sub-21. El mismo principio se aplica para la selección absoluta.

El entrenador Gareth Southgate trabaja en la misma oficina en St George's Park que Adrian Boothroyd, técnico del Sub-21, por lo que ya no son equipos completamente separados.

De hecho, Southgate es un producto auténtico de las selecciones juveniles inglesas, ya que dirigió tres años al equipo sub-21 hasta que fue elegido para tomar el puesto de los Tres Leones el año pasado.

Los entrenadores realizaron un proceso exhaustivo, detallado e integrado junto a todas las partes interesadas del fútbol inglés, para establecer las pautas de cómo querían que jueguen los equipos de Inglaterra y cómo pretendían entrenar a los jugadores.

'El ADN de Inglaterra' comprende normas de juego y valores para la formación de futbolistas.

La filosofía de juego se divide en cuatro pilares: el juego con pelota, el juego sin posesión, las transiciones y la flexibilidad táctica.

Además de trabajar en las características técnicas y tácticas, nutren los aspectos físicos, psicológico y social de sus jugadores.

JUGANDO EN INFLABLES DE HULE

Llamó mucho la atención de la prensa especializada cómo el plantel inglés pasaba el rato en piscina jugando con juguetes inflables.

La psicóloga Pippa Grange es la responsable del método de dispersión previo a un partido determinante.

Una de las estrellas del plantel Jesse Lingard tomó fotos de este momento singular.

Embed

Su intención es lograr que los futbolistas lleguen relajados a los partidos decisivos, liberándolos de las presiones.

Grange es psicóloga deportiva en la Universidad de Loughborough.

La jefa de Desarrollo de Personas y Equipos de la Selección de Inglaterra también promueve los juegos grupales, con cartas o juegos de mesa, como parte de la integración de los futbolistas. En ese momento, además, les exige que dejen de lado los celulares y se enfoquen en la diversión.

En la concentración, Grange se encargó de empapelar las paredes con frases optimistas del estilo "El éxito no se da, se gana" o "Algunas personas quieren que algo suceda, algunas sueñan con que suceda y otros hacen que suceda".

Gran Bretaña no participa de esta instancia de la máxima cita deportiva del planeta desde hace 28 años y la expectativa es máxima. Si consigue una victoria, llegará a la final y quedará a un paso de obtener la segunda Copa del Mundo en su historia.

Muchos van a tomar nota de estos pequeños pasos que hicieron al gran logro.

Dejá tu comentario