Internacionales

“Prohibido quejarse”: el cartel que el papa Francisco colgó en su puerta

“Los infractores padecen un síndrome de victimismo que disminuye la capacidad de resolver problemas y el buen humor”, afirma el pontífice.

Será porque es verano y está de buen humor o será porque está cansado de oír a los que hacen de la queja un deporte.

En todo caso, la foto que publica Vatican Insider ha causado furor: en la puerta de su habitación, el papa Francisco colgó un cartel que dice: “Prohibido quejarse”. Y en la letra pequeña se lee: “Los infractores padecen un síndrome de victimismo que disminuye la capacidad de resolver problemas y el buen humor”.

Dice que “el castigo será doble para los que se quejen ante los niños” y concluye con un esperanzador mensaje: “No se concentre solo en sus límites sino en sus capacidades”. “Deje de lamentarse y cambie su vida”.

El cartel se lo dio el psicoterapeuta Salvo Noé, hace un mes, al terminar una audiencia general. Un mensaje que cuaja perfectamente con la línea de Francisco. Todo un programa de pontificado concentrado en este aviso.

Dejá tu comentario