EconomíaEnvidrio | Daniel Placeres

Procesaron sin prisión al exdiputado Daniel Placeres por su doble participación en el caso Envidrio

El hombre cercano a José Mujica fue imputado por conjunción del interés público y privado. Era diputado y al mismo tiempo director

El exdiputado del MPP, Daniel Placeres, fue procesado por un delito de conjunción del interés público y privado a raíz de su actuación en Envidrio, empresa autogestionada de la que fue director.

Placeres fue procesado el 28 de noviembre, pero recién se hizo público hoy tras la publicación de la noticia en El País.

La jueza de Crimen organizado Adriana Chamsarián decidió que Placeres no fuera a la cárcel porque no posee antecedentes penales ni considera que haya riesgo de fuga.

El fallo coincide con la acusación del fiscal Luis Pacheco respecto a que el exlegislador "no cumplió sus obligaciones" ante la Cámara de Diputados "al participar y tener injerencia" en la toma de decisiones en Envidrio durante el ejercicio de su actividad parlamentaria.

Placeres (Montevideo, 1965) es un dirigente muy cercano a José Mujica, al punto que el líder del MPP lo invitó a vivir en su chacra de Rincón del Cerro.

Se conocieron en plena crisis de 2002 durante un conflicto en Cristalerías del Uruguay, donde Placeres era obrero. El paro y ocupación duró más de un año y fue el corolario del cierre de la empresa.

La amistad surgida entre el líder político y el entonces dirigente sindical abrió la posibilidad de que luego Placeres integrara las listas del MPP y fuera elegido primero edil (2005) y luego diputado (2009).

En 2006, era edil y ya integraba la dirección de la empresa Envidrio, que había firmado un contrato con la Intendencia de Montevideo para instalarse en el Parque Tecnológico Industrial (PTI) del Cerro.

La empresa fue creada a partir del cierre de Cristalerías del Uruguay, cuya infraestructura pasó a manos de la cooperativa.

Cuando comenzó a ser investigado por la causa, Placeres intentó despegarse de la dirección de la cooperativa. Pero en una presentación de la empresa, el dirigente figuraba en un certificado notarial como integrante de la misma.

Dos años más tarde, una comisión de la Junta de Montevideo trató el tema. Un informe de la IMM concluyó que ambos cargos eran incompatibles.

Un nuevo certificado notarial expresó que Placeres no integraba la empresa y no recibía sueldo. El hecho no generó consecuencias políticas ni penales para el entonces edil.

Placeres dejó Envidrio oficialmente en 2015, cuando la empresa ya estaba virtualmente fundida y sin mercados dada la crisis en Venezuela.

La participación en Diputados de Placeres facilitó varios préstamos a la empresa, el primero de ellos por 1,6 millones de dólares.

Consiguió préstamos del Fondo de Desarrollo (Fondes) por 11.5 millones de dólares para reactivar su planta. La justicia de Crimen Organizado siguió de cerca otras inyecciones de capital.

Una de ellas fue de 6 millones de dólares -también vía Fondes- para financiar una empresa mixta venezolana Venvidrio surgida del acuerdo entre gobiernos.

También en la causa se constató el pase de 1.5 millones de dólares del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (inefop), que depende del Ministerio de Trabajo.

En mayo, Daniel Placeres renunció a su banca de diputado para ser sometido a la justicia penal antes de que se tratara su desafuero.

Para entonces, Placeres también había sido acusado de propiciar el trabajo en negro de los obreros que estaban en seguro de paro bajo el argumento que se trataba de "trabajo voluntario".

Esto fue investigado porque configuraba una suerte de fraude contra el BPS.

AYUDANDO A FAMILIARES

En su momento, Pacheco pidió su procesamiento sin prision^

Pacheco solicitó que el Parlamento levante los fueros parlamentarios de Placeres para que sea conducido ante la Justicia.

De acuerdo a la entidad del delito, el procesamiento sería sin prisión.

El fiscal Pacheco sostuvo en su dictamen: “independiente de si el Sr. Diputado (Placeres) ha infringido o no las prohibiciones establecidas en el artículo 124 de la Constitución de la República (...), según surge de la documentación aportada por el Poder Legislativo, la Fiscalía entiende que la conducta del Sr. Diputado encuadra en principio en ambas modalidades del delito de conjunción del interés personal y del público (art. 161 del Código Penal), por cuanto como legislador -omitiendo informar su vinculación personal, intervino en dos instancias parlamentarias que se tradujeron en actos legislativos que en definitiva favorecieron a una empresa a la que se encontraba notoriamente ligado (Envidrio) y en la que (...) continuaba ocupando un rol de gestión y de conducción en múltiples áreas, según la prueba recogida”.

De acuerdo al dictamen fiscal, Placeres “promovió, fue informante y votó la minuta de comunicación de la Cámara de Representantes al Poder Ejecutivo y votó afirmativamente una ley de ampliación de seguro de desempleo para los trabajadores de Envidrio y de Alenvidrio, pese a que se trataba de una empresa a la que continuaba vinculado, más allá de su renuncia formal al Directorio”.

Y agrega: "(Placeres) contaba con familiares dentro de la plantilla de trabajadores de Envidrio: un hermano y un hijo del Sr. Diputado son trabajadores de la empresa y fueron beneficiados con la extensión del seguro de desempleo”.

Para el fiscal “es irrelevante que en ambas instancias parlamentarias la votación haya sido mayoritaria y que tanto la minuta de comunicación como la ley fueran aprobadas por un colectivo de legisladores, puesto que lo que debe analizarse es la conducta individualmente considerada del legislador involucrado".

FONDES, NEGOCIOS CON VENEZUELA

El fiscal Pacheco también analizó la denuncia presentada por el Partido Nacional sobre presuntos ilícitos en los negocios con Venezuela de empresas uruguayas, como Envidrio, y de los préstamos concedidos por el FONDES a emprendimientos productivos (también como el de Envidrio).

Al respecto, el fiscal asegura que no se ha cometido delito alguno y que por lo tanto no hay ningún reproche penal. Lo que sí cuestiona es la oportunidad y conveniencia de algunos préstamos, pero no hay delito en eso, señala.

En resumen, el fiscal desestimó cuatro de las cinco denuncias que recibió sobre el caso de Envidrio (que incluía negocios con Venezuela, préstamos y trabajo en negro), e hizo lugar a la denuncia sobre el accionar del diputado Placeres, para quien pide su procesamiento.

Dejá tu comentario