Nacional

Procesan con prisión por lavado a un capo narco mexicano en Montevideo

Otros cuatro fueron procesados por asistencia al lavado. El capo preso es Gerardo González Valencia, líder de Los Cuinis. Ex futbolista uruguayo libre

La jueza del Crimen Organizado Adriana de los Santos procesó con prisión a Gerardo González Valencia, capo máximo del cartel mexicano Los Cuinis. 

Lo procesó por lavado de dinero en una causa que tiene consecuencias internacionales. También procesó a otras cuatro personas pero por asistencia al lavado de dinero.

González Valencia tenía negocios inmobiliarios en Punta del Este y su nombre saltó con la publicación de la lista de personas con empresas offshore en Panamá.

Eso precipitó la investigación en Uruguay y en las últimas horas fueron detenidas 11 personas en Uruguay, entre ellas un reconocido ex jugador de fútbol uruguayo que finalmente recuperó la libertad.

La fiscal María de los Ángeles Camiño había solicitado el procesamiento de 5 personas, dos de ellas por el delito de lavado de activos y tres por asistencia al lavado de activos.

Pidió el procesamiento de lavado de activos de dos ciudadanos mexicanos (suegro y yerno), y por asistencia al lavado de activos de tres uruguayos: un matrimonio que brindaba servicios domésticos a los extranjeros y prestó su nombre para diferentes bienes suntuosos, y una persona que recibía y cambiaba dinero proveniente del narcotráfico.

El yerno es González Valencia y su suegro fue procesado por asistencia al lavado, según fuentes consultadas por Subrayado.

Seis personas fueron dejadas en libertad “sin perjuicio”, dice la resolución fiscal, a la que se accede en la web de la Fiscalía General de la Nación.

De todas formas la investigación continúa, incluso sobre las personas que quedaron en libertad este sábado de noche.

El ex futbolista uruguayo y el empresario inmobiliario habrían participado en transacciones inmobiliarias, pero negaron conocer el origen del dinero.

El seguimiento y la investigación lleva más de un año y se precipitó cuando el nombre de uno de estos mexicanos, ahora detenido en Montevideo, apareció en los documentos filtrados a un consorcio internacional de periodistas con miles de personas propietarias de sociedades offshore con sede en Panamá.

LA TRAMA.

Según el dictamen, el foco de la investigación era un matrimonio mexicano radicado en Punta del Este desde el año 2011. El hombre estaba requerido por el gobierno de Estados Unidos, tenía antecedentes por el delito de narcotráfico y era el hermano del líder de la organización de narcos “Los Cuinis”.

El matrimonio vivía con sus tres hijos menores, y eran visitados por los abuelos maternos. El padre de la mujer, también fue indagado en esta jornada, y también tenía antecedentes penales por narcotráfico en México.

El accionar de la justicia se precipitó cuando se obtuvo la información de que el hombre estaba por fugarse del país junto a su suegro y los niños. La mujer mexicana ya se había ido un par de meses atrás.

Fue el jueves, entonces, que se procedió a la detención de 11 personas, entre las que estaban los tres mexicanos, un ex futbolista uruguayo y un empresario inmobiliario.

Según la investigación policial, el matrimonio mexicano manejaba fondos sospechosos de “apoyar los servicios financieros de la Organización de Narcos llamados “Los Cuinis”. También estarían vinculados al cartel “Jalisco Nueva Generación”.

Las inversiones de dinero proveniente de narcotráfico se realizaban a través de la creación de sociedades anónimas, en este caso panameñas, adquiridas al Estudio Mossack & Fonseca, en las cuales aparecía con alguna forma de participación el padre de la mujer involucrada.

A nombre de algunas de esas sociedades fueron adquiridos: un chalet en Punta del Este por US$ 2.000.000, varios autos de alta gama, camionetas y solares en Punta Ballena, todo por montos millonarios.

En las transacciones de compra venta de los solares intervino un agente inmobiliario que también fue dejado en libertad sin perjuicio.

Además de comprar bienes a nombre de sociedades anónimas, utilizaban a otras personas para poner a su nombre los vehículos, dice la resolución fiscal.

Entre ellos un matrimonio de jardineros, que tenían a su nombre los vehículos. La fiscal solicitó el procesamiento de ambos por asistencia al lavado de activos.

Hace unos meses, la mujer mexicana se fue a México, su esposo se trasladó a Montevideo junto a los menores de edad. Decidió alquilar un departamento en la zona de Carrasco, para lo que contactaron al ex futbolista que fue detenido, que operó como agente inmobiliario. Este hombre negó conocer la procedencia del dinero.

También fue investigada –y se pidió el procesamiento- de otra persona que recibía y cambiaba dinero a los mexicanos. Alegó pensar que era dinero para una garantía de arrendamiento, pero la versión fue poco creíble, y fue procesado por asistencia al lavado de activos.

La resolución indica que continuarán las investigaciones.

Dejá tu comentario