Nacional

Procesada con prisión la madre del bebé que fue calcinado y enterrado

La jueza del caso ordenó su internación en el Hospital Vilardebó. El padre de la joven se ahorcó en el garaje de su casa.

La jueza Patricia Ferreira procesó con prisión a la madre del bebé que fue hallado calcinado y enterrado en el fondo de una casa de la localidad de Casarino, próximo a Toledo, Canelones.

La mujer de 26 años permanecerá internada en el Vilardebó.

El caso saltó a la luz cuando la vecina de esta mujer vio parte de los restos del bebé recién nacido en la boca de un perro y llamó al 911.

La policía dio de inmediato con la madre de la criatura, una joven de 26 años, vecina de la denunciante.

En primera instancia, la mujer declaró que el bebé nació muerto y que lo quemó entre una montaña de pasto en el fondo de su vivienda, agregó que posteriormente lo enterró.

Efectivamente en el lugar señalado por la mujer la policía recuperó parte del cráneo y miembros del recién nacido con signos evidentes de quemaduras.

En el mismo sitio, los investigadores hallaron la placenta y el cordón umbilical, según informaron a Subrayado fuentes del caso.
En el interior de la vivienda se ubicó abundante sangrado entre dos colchones.

La joven quedó detenida desde el día domingo cuando se produjo el hallazgo, que impactó hasta el silencio a los vecinos de la pequeña localidad canaria de Casarino, que tiene poco más de 4.000 habitantes.

Los médicos confirmaron que la mujer cursó un embarazo reciente, pero no pudieron aportar datos sobre el sexo ni el tiempo de gestación del recién nacido.

El caso pasó a la justicia letrada de Toledo.

Hasta el momento la única detenida es la madre del bebé, que vivía junto a varias hermanas y tenía como vecinos a más familiares, que vienen siendo indagados al igual que los testigos.

Este martes de mañana el padre de la joven se ahorcó en el garage de su casa ubicada frente a la de su hija.

Una camioneta policial trasladó al hombre con vida hasta una mutualista pero allí falleció, según informó la policía.

Dejá tu comentario