ShowNoruega

Princesa noruega se puso de novia con un chamán y los ciudadanos le piden la renuncia

Marta Luisa, de 47 años, ya tenía un negocio que vinculaba a la gente con "ángeles". La extravagancia versus la sobriedad escandinava.

Marta Luisa de Noruega (47) está decidida a que nada empañe su relación con Durek Verret (44), su novio chamán.

Tras defenderse de las críticas que pedían que renunciara a su título de princesa o dejara de vincularlo a sus negocios privados, la princesa se ha dejado ver feliz y relajada con su pareja por las calles de Copenhague (Dinamarca), donde el pasado domingo iniciaron su ciclo de conferencias y talleres “espirituales”, bajo el significativo el título La princesa y el chamán.

Durante la primera conferencia, la pareja permitió que la prensa y tomara imágenes. Sin embargo, cuando el chamán encaró la parte más espiritual del programa,se prohibieron las fotografías o grabar vídeos.

Según medios noruegos y daneses que estuvieron presentes, Durek Verret habla en estas sesiones de lo dañinos que son los prejuicios.

La primera parte de la terapia consiste en hacer un ejercicio de respiración donde todos los presentes deben tocar su corazón, cerrar los ojos, inhalar y exhalar y pensar en alguien a quien amen

Después el chamán pide a los presentes que tosan y bostecen para expulsar los mensajes malvados y negativos.

Algunos de los mantras que repite el novio de Marta Luisa de Noruega son del estilo: “Piensa positivamente, encuentra tu núcleo interno, sé creativo”, y clichés similares sobre el crecimiento personal.

Este chamán del siglo XXI, que se describe a sí mismo como un “curandero de sexta generación” y cuenta con un equipo de relaciones públicas y una amplia presencia en las redes sociales.

También ha atraído a famosos como Gwyneth Paltrow, además de muchas otras celebridades, políticos y ejecutivos que buscan su sabiduría para traer armonía y felicidad a sus vidas por entre 400 y 1.000 euros por sesión.

Justamente esta parte de lucro es lo que ha llevado a una parte de la prensa y la opinión pública noruega a pedir que Marta Luisa renuncie a su título de princesa, para no vincular a la corona noruega con negocios poco adecuados para testas coronadas.

Marta Luisa ha descartado que vaya a renunciar a su título de princesa. "No es algo que considere. Soy parte de esta familia y lo seré siempre", dijo en una entrevista en el programa Buenos días, Noruega.

La primogénita de los reyes Harald y Sonia se defendió también de quienes insinúan que se aprovecha de su condición de princesa para promocionar su gira y recordó que no recibe asignación del Estado. "Soy una princesa y he nacido en esta familia. He elegido este estilo de vida y es mi forma de ganar dinero. Otros que hacen cosas similares también ganan dinero por ello", afirmó.

Fuentes próximas a la pareja han explicado a medios británicos que ambos están "locamente enamorados" y que ella era una de sus clientes.

"Enamorarse de una clienta fue lo último en lo que pensaba Shaman Durek. Pero su atracción mutua era inevitable. Los dos creen que se conocen desde hace muchas vidas y que en esta se supone que deben ayudar a sanar el mundo", dijeron fuentes próximas al chamán, quien antes de dedicarse a esto era actor en Estados Unidos.

Más allá de esta vida Durek cree que fue un rey en una vida pasada y que él y la princesa Marta fueron marido y mujer en múltiples vidas.

El anuncio de su romance también se produce justo cuando comienza la promoción de su nuevo libro, Spirit Hacking, que se lanzará en octubre.

Escribió Durek: "Ella le ha dedicado mensajes muy amorosos en las redes como: "Gracias, mi amor, por haberme incluido tan generosamente en tu familia. Te amo de esta eternidad a otra. Estoy muy feliz". Y también: "Me hizo entender que el amor incondicional realmente existe aquí en este planeta".

Durek afirma que supo por primera vez que era chamán cuando solo tenía dos años pero que no comenzó a entrenarse hasta los 11.

Se considera un "sanador de sexta generación". Hijo de una noruega-india y de africano-haitiano, nació en Sacramento (EE.UU.) y creció allí antes de mudarse a Nueva York en la década de 1990.

Asegura haber estado "muerto" clínicamente hablando. Y es ocurrió en esta viuda, en la actual.

"Cuando desperté de un mes de coma, me dijeron que nunca volvería a caminar y que no tenía mucho más de un mes de vida. Siete especialistas diferentes me dijeron que no había esperanza. Pero recibí visitas de seres poderosos que me entregaron mensajes sobre cómo tenía que poner mi mente para sobrevivir a esto", ha explicado en sus charlas.

Sostiene que puede curar la leucemia u otras enfermedades. También puede rejuvenecerte. Pese al atajo que propone, dijo ser un firme creyente en la ciencia.

"Soy solo un intermediario entre el mundo físico y espiritual", destacó.

Marta Luisa, cuarta en la sucesión al trono, está divorciada en 2016 del escritor Ari Behn, con quien tiene tres hijas de 10, 14 y 16 años.

Sus creencias la llevaron a iniciar otros proyectos. El más sonado se produjo 12 años atrás, cuando impulsó con una amiga una escuela para promover el "contacto" con los ángeles.

Sus alardes sobre poderes sobrenaturales contrastaba desde siempre con la cirecciòin política escandinava.

Temas

Dejá tu comentario