Presidente de Senado de Brasil propone terminar con el Mercosur

Es para que Brasil pueda negociar acuerdos comerciales con terceros países sin las trabas que plantea el bloque. Larrañaga pidió reunión con Nin Novoa

El presidente del Senado de Brasil, Renan Calheiros, propuso al gobierno dar por terminado el Mercosur para permitirle a su país negociar libremente otros acuerdos comerciales.

En un documento presentado al ministro de Hacienda Joaquim Levy, Calheiros pidió "acabar con la unión aduanera Mercosur, a fin de posibilitar que Brasil pueda firmar acuerdos bilaterales o multilaterales sin necesariamente depender del apoyo de los demás miembros del Mercosur", dice el texto.

Salvo por la propuesta de acabar con el Mercosur, esto mismo es lo que ha reclamado Uruguay en los últimos años: que el bloque permita a sus países miembro negociar acuerdos con sin la necesidad de tener el permiso y el visto bueno de cada socio.

Al respecto, Brasil y Uruguay anunciaron este año un entendimiento para intentar flexibilizar el Mercosur y conseguir que cada miembro del bloque pueda negociar tratados comerciales con terceros países sin la obligatoria autorización de los otros socios.

Fundado en 1991 el Mercosur tiene como miembros plenos a Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay y Venezuela.

La propuesta de Calheiros forma parte de una amplia iniciativa llamada "Agenda Brasil", compuesta por proyectos y medidas legislativas firmadas por este senador que integra la base aliada de la mandataria Dilma Rousseff.

El objetivo de este documento es "contribuir a la vuelta del crecimiento en la economía, la baja de la inflación y el aumento de la seguridad jurídica", según un texto divulgado por la presidencia del Senado.

Calheiros, uno de los hombres fuertes del PMDB (centro), considerado el partido de la gobernabilidad en Brasil por el andamiaje legislativo que aporta al gobierno, dijo este jueves que la próxima semana entregará un cronograma de votación para las iniciativas que tengan consenso.

Tras haberse distanciado de Rousseff este año y pasar a formar parte del grupo de parlamentarios que dificultaron la aprobación de las medidas de ajuste de Levy, Calheiros ha sostenido varios encuentros con el primer nivel de gobierno en los últimos días.

La "Agenda Brasil" es un documento amplio con capítulos dedicados a mejorar el ambiente de negocios en el país -donde está incluido el fin del Mercosur-, a recuperar el equilibrio fiscal y dos orientados a reformular aspectos de la protección social y del funcionamiento administrativo del Estado.

Entre sus sugerencias hay una revisión del marco jurídico de las concesiones de obras de infraestructura, del trabajo tercerizado, del sector de minería y hasta aspectos ligados al medioambiente.

También aborda estímulos a las exportaciones, la venta de algunos activos públicos y medidas de austeridad que forman parte del interés central del Ministerio de Hacienda.

Brasil recorre su quinto año de baja o nula actividad económica y espera este año una contracción del PIB de 1,49% y una inflación en torno al 9%.

 

LARRAÑAGA. Conocido el planteo del legislador brasileño, el senador uruguayo Jorge Larrañaga, del Partido Nacional, solicitó una reunión “urgente” con el canciller Rodolfo Nin Novoa.

En un comunicado emitido por la secretaría de Larrañaga, se dieron a conocer las cuatro preguntas que quiere hacerle al ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay:

“1) Si ya han existido comunicaciones oficiales entre ambos gobiernos a este respecto, 2) la eventual posición que tendría el gobierno uruguayo en caso de que Brasil avance en el sentido anunciado, 3) si el gobierno uruguayo tiene estimaciones del impacto que esto tendría sobre nuestro comercio exterior y empleo; y 4) si han manejado estrategias contingentes”.

 

FOTO: AFP. Renan Calheiros y Dilma Rousseff.

 

 

Dejá tu comentario