Deportes

Polilla Da Silva dijo que dirigir Peñarol es el sueño de su vida

El entrenador renunció a Banfield este lunes y le dijo a sus dirigentes que le surgió una posibilidad que estaba esperando hace mucho tiempo, Peñarol.

 

El Club Atlético Banfield informó en su página web que el entrenador uruguayo dejó su cargo para asumir la dirección técnica de Peñarol de Montevideo, luego de expresar que se trata de uno de los sueños de su vida dirigir allí.

Si bien el técnico sostuvo que estaba muy cómodo en Banfield y que tenía expectativas de poder lograr resultados positivos, reconoció que le surgió la posibilidad que estaba esperando desde hace mucho tiempo.

Esta tarde el "Polilla" Da Silva se reunió con los dirigentes del equipo argentino y presentó la renuncia. A su vez, el gerente deportivo de Peñarol, Osvaldo Giménez, le había hecho llegar una propuesta concreta para dirigir a los mirasoles.

Todos estos movimientos se dan en paralelo a la friccionada salida de Gregorio Pérez de Peñarol. Los rumores sobre una reunión en Buenos Aires la semana pasada entre el presidente de Peñarol, Juan Pedro Damiani, y el propio Da Silva repicaron en todos los ámbitos futboleros del país, tras la humillante derrota de los carboneros el martes pasado a manos de Nacional de Medellín por 4 a 0 en el Estadio.

El propio Damiani, este lunes, se encargó de desmentir contactos personales o telefónicos con Da Silva. Sin embargo, los hechos hablan y es muy probable que "Polilla" acepte el ofrecimiento concreto que ya le habría hecho llegar Giménez.

El técnico llega este martes de mañana a Montevideo. El equipo de Banfield le reclamará un resarcimiento económico por presentar renuncia. Es probable que ese dinero que Da Silva reintegre al equipo del Sur de Buenos Aires haya sido parte de la negociación con Peñarol ya que el técnico al renunciar no cumplió con la cabalidad del contrato.

Desde el club del "Taladro" se informa que no cayó bien la renuncia y que todo el plantel quedó sorprendido, máxime cuando este domingo ganó de visitante, en la cancha de Racing y con un jugador menos durante 80 minutos.Da Silva dijo este lunes por la mañana que "sería un honor dirigir a Peñarol", ante la pregunta de los periodistas por los rumores existentes.

ÚLTIMO ADIÓS. La eventual llegada de Da Silva a Peñarol se da en paralelo al cese de Gregorio Pérez, quién esta mañana se presentó en los Aromos a despedirse de los jugadores y de los funcionarios.

El entrenador se mostró dolido, sorprendido y dijo que se sintió manoseado por los dirigentes."Lo único que nos tiene doloridos es que no había necesidad de este manoseo y de este diario vivir después del partido de Nacional y antes que sistemáticamente todos los días, por alguna vía, se nos estaba tratando de desvincular, fuese como fuese".

"No nos merecíamos de la forma que durante todos estos días se estuvo hablando de nosotros y despreciando por algún lugar a la persona. Creo que no está bien", señaló. Asimismo admitió que hubo motivos para despedirlo.

"Yo no dejo de reconocer que si en diciembre me hubieran dicho: Gregorio andate... lógicamente, lo deportivo no fue bueno. Si después de Nacional me hubieran dicho: Gregorio hasta aquí llegamos".Consultado sobre si volvería a Peñarol, respondió: "Nunca se puede decir de esta agua no he de beber".

Dejá tu comentario