Internacionales

Periodista sobreviviente del vuelo de Lamia contó lo que pasó en el avión

El periodista de 43 años se salvó porque iba en la cola del avión, que se separó del resto y no se destruyó.

El periodista que sobrevivió al accidente del avión que transportaba al Chapecoense a Colombia dio una entrevista telefónica a un canal de Brasil.

Tiene 43 años y fue uno de los seis sobrevivientes del avión que se estrelló en Colombia. Aún sigue internado en aquel país.

Transcripción de la entrevista realizada por TV Globo.

-Yo estaba sobre la derecha del avión, en el penúltimo asiento, en el banco del medio
Preguntábamos cuánto tiempo faltaba y nos dijeron que 10 minutos y luego otros 10 minutos más y de repente se apagaron las luces del avión, se apagaron los motores y ahí todo el mundo volvió a su asiento y se puso los cinturones de seguridad.
En el momento en que eso ocurrió hubo un cierto temor, pero nadie pensó que terminaríamos contra una montaña.
En ningún momento alguien de la cabina o de la tripulación dijo que nos colocáramos los cinturones de seguridad porque había riesgo de esto o de aquello.
Me di cuenta de que había una angustia muy grande por parte de la azafata que sobrevivió. Ella fue para su lugar y se puso el cinturón de seguridad.
Y realmente cuando ella se puso muy afligida la gente se dio cuenta.
Pero no recuerdo que haya habido gritos, ni pánico, sólo un silencio aterrador. No sabíamos lo que estaba ocurriendo hasta que se produjo el choque.
El avión golpeó contra la montaña con la parte de abajo. Por eso la aeronave se partió en dos y el sector menos dañado fue el de la cola, donde viajaba el periodista y dos miembros de la tripulación que sobrevivieron. La otra parte se fue deslizando por la ladera hasta quedar completamente destruida.
Yo creía que era una película o un sueño. Cuando vi a unas personas con unas luces comencé a gritar y pedir auxilio.
Estaba atascado entre dos árboles.

-¿Las dos personas que estaban en los asientos a sus lados estaban?

-Si. Y fue lo más impactante porque ya estaban muertas.

-Rafael ¿cómo es que estás emocionalmente?

-Mejoré mucho. Recuerdo el momento en que mi esposa me contó que cuando llegaron a casa a informar del accidente había dos personas con nombre Rafael en el vuelo y no se sabía cuál de los dos era el fallecido. Mi hijo de 11 años se golpeaba el pecho y decía que sentía mi respiración.

Dejá tu comentario