Nacional

“Pensé que me habían pegado una patada en la espalda, pero era un tiro”

Así describió Miguel Servetti lo sucedido en el clásico de tercera entre Rampla y Cerro. “Sin policías no se puede jugar más al fútbol”, advirtió.

iguel Servetti fue baleado en la espalda este miércoles durante el clásico de tercera división entre Rampla y Cerro.

Varios hinchas de Cerro estaban increpando a Luis “Ronco” López, el entrenador de primera división de Rampla, por el clásico que ganó el domingo pasado.

Servetti es padre de dos de los jugadores de tercera de Rampla que estaban en la cancha, y además trabaja en la seguridad del club.

Por eso fue a intentar calmar a los hinchas de Cerro que insultaban a López. En un momento se dio vuelta para llevarse al DT de Rampla y ahí comenzó lo peor.

“Esto es para vos”, le dijeron al “Ronco” López, contó Servetti este miércoles de noche a la salida del sanatorio del Círculo Católico.

“Pensé que me habían pegado una patada en la espalda, pero era un tiro”, dijo el hombre mientras se iba del sanatorio en silla de ruedas.

Servetti destacó que “nada tiene que ver Cerro en esto” y apuntó a la falta de seguridad y presencia policial en los partidos.

“Es una barbaridad. Sin policías no se puede jugar más al fútbol. Tendría que haber policías”, aseguró.

Consultado si vio al agresor, Servetti respondió: “No lo vi, estaba de espalda. Algunas caras vi, pero al que me tiró el tiro no lo vi”.

HIJOS. Los hijos de Miguel Servetti, que estaban en la cancha jugando el clásico de tercera cuando balearon a su padre, contaron lo que vivieron en ese momento.

SALUD. Médicos de la mutualista que atendió a Servetti explicaron que la bala quedó dentro del cuerpo sin lesionar órganos ni zonas sensibles.

Dejá tu comentario