Sociedadcultura | Carlos Gardel

Paseo del Hotel: los secretos que esconde el antiguo Hotel del Paso Molino

Quijotes modernos que van al encuentro de la historia para ponerla a recaudo, y que también en ese empeño, se encuentran con relatos que vale la pena resguardar.

La historia del Paseo del Hotel se remonta a 1700, cuando el Cabildo de Montevideo le cedió el predio a los jesuitas, a cambio de ladrillos para la construcción de la Fortaleza.

Allí la Compañía de Jesús construyó el molino que le daría el nombre al barrio, el “Paso del Molino”.

Cuando Carlos III expulsó a los jesuitas, el edificio fue rematado, y funcionó como hospedaje durante 160 años, atestiguando los cambios culturales y sociales de la zona.

Hoy la edificación se alza renovada en Agraciada y Lucas Obes, frente al Monumento a la Diligencia.

Si no puede ver el video cliquee aquí.

Allí se hospedaron en una primera etapa los viajeros que esperaban que el Miguelete diera paso para cruzar. Cuando el Miguelete era lugar de veraneo y navegación de las familias pudientes, llegaban hasta el hotel salientes figuras de la cultura, como Gardel y Borges. En el edificio se conserva el cuarto donde se supone que pasaba la noche "el Mago".

Eventualmente las ilustres visitas dejaron de pernoctar en el Hotel del Paso Molino. Con el tiempo se fundió, y el predio fue ocupado y saqueado.

Así estaba, con peligro de derrumbe, cuando una pareja de quijotescos arquitectos, Daniel y Ariane, lo compraron con la intención de rescatarlo para la ciudad.

La compra fue justo a tiempo. 15 días después llegó la autorización de la demolición.

Embed

Quijotes modernos que van al encuentro de la historia para ponerla a recaudo, y que también en ese empeño, se encuentran con relatos que vale la pena resguardar.

Ariane y Daniel lo rescataron, pero fueron los vecinos los que lo cargaron de contenido e historia; y también se convirtió en un puente entre generaciones

Actualmente el Paseo del Hotel es un lugar de encuentros, un museo de sitio y un multiespacio cultural y recreativo, que alberga eventos donde se juntan la historia y la cultura.

La cámara secreta

Cuando Ariane Bergara y Daniel Majic llegaron al derruido edificio del Hotel del Paso Molino, y comenzaron la recuperación, no sabían lo que iban a encontrar.

Tampoco había muchos registros historiográficos, así que dejaron que las paredes contaran su historia. Uno de los secretos más apasionantes fue descubierto bajo el hotel: una bóveda secreta repleta de objetos y escombros.

En el piso de la bóveda encontraron un cuerno de grandes dimensiones recostado a una columna, e inscripciones en el piso. Un cuadrado, un triángulo, y un nombre: Bautista.

San Juan Bautista fue el santo más venerado por los Templarios, y el cuadrado y el triángulo también son símbolos propios de la Orden Templaria, o incluso de la Masonería.

¿Pero de qué se trata? ¿Un depósito de contrabando? ¿Una vía de escape? ¿Un sitio de trasiego de esclavos? Las hipótesis son múltiples.

Habrá que seguir esperando que el tiempo y la pasión de estos dos arquitectos se junte con el milagro del conocimiento.

El lugar podrá visitarse este viernes 14 de diciembre, previa coordinación, en la Noche de los Museos.

Té de los jueves

"El patio de los sueños" recibe también visitantes a la hora del té, los jueves.

Dejá tu comentario