Deportes

Pase de un juvenil generó la golpiza al gerente de Peñarol

Elbio Álvarez fue transferido al Benfica junto a otros dos jugadores, pero no se quiere ir. La presión de "Tío" Sánchez para que se fuera hizo explotar a barrabravas

 

 

La golpiza llevada a cabo por barrabravas al gerente deportivo de Peñarol Carlos "Tío" Sánchez y a un guardia de seguridad tuvo como origen las presiones para que el juvenil Elbio Álvarez emigrara a Benfica de Portugal, equipo al que fue vendido en 2011.

Álvarez formó parte de un paquete de jugadores en el que estaban Jim Morrison Varela y Juan San Martín. Los tres fueron vendidos, pero el club portugués los envió de regreso a Montevideo para no apurar la aclimatación al fútbol europero.

Según pudo saber Subrayado,  el barra conocido como “El Chino” discutió con Sánchez y lo invitó a tomarse a golpes de puño. Sánchez lo increpó y en ese momento apareció otro barrabrava conocido como “Jorgito” que le pegó al gerente deportivo causándole un corte en la cara. 

En ese instante intervino el guardia de seguridad de Los Aromos, que trabaja para empresa Vector. Fue a separar la pelea pero como respuesta recibió varios golpes a la altura de la mandíbula y la sien por parte del barra conocido como “El Chino”. Tuvo pérdida de conocimiento y fue internado en un hospital, se espera que esta tarde reciba el alta médica.

En el lugar había un tercer integrante de la barra conocido como “Henry” pero no intervino en la pelea.

Según dijo a Subrayado Carlos “Tío” Sánchez el incidente con el barra se dio porque entre ellos hay “diferentes matrices ideológicas sobre el funcionamiento que tiene que haber en el club”. 

Los tres integrantes de la barrabrava son además funcionarios pagos por Peñarol porque colaboran con la seguridad de la hinchada de la Tribuna Ámsterdam. “El Chino” está mayormente vinculado a las inferiores, mientras que “Jorgito” intermedia entre dirigentes e hinchas. Ambos tienen antecedetentes penales.

Ahora la empresa de seguridad Vector iniciará acciones legales contra Peñarol. 

Dejá tu comentario