Internacionales

Padre e hija mueren tras intentar cruzar la frontera entre México y Estados Unidos

El drama de los migrantes centroamericanos representado en la crudeza de una foto.

Imágenes sensibles se transforman en símbolo de lucha contra las injusticias que atraviesan muchas personas en el mundo. En esta ocasión, una impactante foto muestra el horror que viven los migrantes para poder llegar a Estados Unidos.

Todo esto se da en medio de una fuerte tensión entre el gobierno de Trump y México, por la llegada de centroamericanos a través de la frontera sur estadounidense.

Fotos durísimas como la que se verán en el video, generan un impacto inmediato en la opinión pública y la indignación de muchas personas.

Se llamaba Óscar Alberto Martínez Ramírez y era el padre de Valeria, una niña de un año y 11 meses.

Ambos, padre e hija, perdieron la vida el domingo cerca de la ciudad mexicana de Matamoros intentando cruzar el río Bravo, la única barrera natural que los separaba de territorio estadounidense.

Se ahogaron y aparecieron juntos; la niña pegada al pecho de su padre, que la había refugiado en su camiseta contra la fuerza de la corriente.

Tania Vanessa Ávalos, madre de Valeria y pareja de Óscar Alberto, presenció cómo a su hija y a su marido eran arrastrados por la corriente río abajo intentando cruzar un cauce que parecía tranquilo.

Este curso de agua era el último obstáculo que impedía a la familia alcanzar Estados Unidos, un país al que, como otros muchos, ansiaban llegar para solicitar asilo, buscar una vida alejada de la violencia y la pobreza de sus lugares de origen y dar mayores oportunidades a su hija.

La frontera de México y Estados Unidos se ha convertido en el último año en un almanaque de historias de los miles de migrantes de El Salvador, Guatemala y Honduras que tratan de alcanzar el territorio más allá de México y que cada día son víctimas de robos, deportaciones, separaciones forzosas entre familiares y muertes.

El matrimonio de migrantes era originario de El Salvador y habían llegado a esta ciudad mexicana para pedir asilo político en los Estados Unidos.

Sin embargo, ante la desesperación por la lentitud en los tramites decidieron junto con otros migrantes cruzar el río Bravo, según señaló la mujer.

Mientras la emergencia social en la zona se desborda, el Gobierno de Estados Unidos y el mexicano han acordado varias medidas: entre ellas, México decidió enviar efectivos de la Guardia Nacional a la frontera sur como contención de la migración y respuesta a las amenazas de EEUU de imponer aranceles a las importaciones si no hacían algo para frenar la llegada de "ilegales".

Dejá tu comentario