Padre denuncia que quisieron drogar a su hija en un ómnibus para raptarla

¿Leyenda urbana o un verdadero intento de secuestro? El padre hizo la denuncia y la Policía investiga. Pidió información a Cutcsa. AUDIO de la joven.

14 de junio de 2016, 19:34hs

Juan Carlos, el padre de una joven de 21 años que está a punto de terminar la universidad, denunció que a su hija la intentaron drogar en un ómnibus el sábado 11 de junio en el Centro de Montevideo.

Contó a Subrayado que decidió dar la cara porque dice que el caso “es cierto” y con su testimonio puede advertir a otras personas para que no caigan en la trampa.

Según esta denuncia, una mujer le pidió a su hija que la ayudara con un teléfono celular que no sabía utilizar.

La chica se negó a tocar el teléfono porque ya estaba advertida de que se utilizaba este engaño para intentar drogar a las personas, según había visto en Facebook.

De todas formas, al estar cerca de la mujer comenzó a sentirse mal, mareada, y allí fue cuando pidió ayuda al conductor del ómnibus, un 180 que a esa altura estaba en 18 de Julio y Convención.

Según cuenta el padre, con base en el testimonio de su hija, cuando la joven pide ayuda al chofer porque se siente mal, la mujer se baja del ómnibus y detrás suyo un hombre.

El chofer llevó a la joven hasta el final del recorrido y allí se contactaron con la familia. La hicieron ver por personal médico y luego radicaron la denuncia en la Seccional 3 de Policía.

La joven divulgó un audio contando lo sucedido:

POLICÍA. Desde el Ministerio del Interior negaron en un principio este caso y dijeron que no había denuncia alguna. Sin embargo, el padre de la joven dijo que en la Seccional 3 le aseguraron que denuncias como esa había ya varias, tanto de adolescentes y jóvenes como niños, y que podía ser una red de trata de personas o venta de órganos.

Advertidos de que el padre de la joven había hablado con los medios y aseguraba que había hecho la denuncia en la Seccional 3, el Ministerio comenzó a investigar y este martes de noche publicó un comunicado en el que asegura que el jefe de Policía Ricardo Pérez investiga el caso.

Según supo Subrayado, la Policía pidió imágenes a Cutcsa del ómnibus, el día y la hora en que ocurrieron los hechos, pero la empresa dijo que hubo un problema técnico que impidió obtener las imágenes. Cutcsa había asegurado en un comunicado que “con la tecnología instalada” en los ómnibus había podido corroborar la denuncia de la joven.

El padre de la joven, Juan Carlos, dijo a Subrayado que la Policía ya citó a la joven para que viera algunas fotos en un intento por reconocer a los supuestos agresores.

El siguiente es el comunicado del Ministerio del Interior:

“El pasado sábado 11 de junio, una joven que viajaba en la línea 180 de la empresa CUTCSA, debió ser asistida por el personal del coche de transporte al sentirse mareada luego de intercambiar unas palabras con una pasajera que le exhibió un celular.

Advertida por denuncias -nunca confirmadas hasta hoy- que circularon por las redes sociales, no accedió al pedido de dicha pasajera de ayudarle con su teléfono celular al que tenía en modo seguro sin saber que hacer para operarlo; desconfiando del pedido ni siquiera tocó el aparato a pesar de tener guantes. Sin embargo, dijo sentirse afectada casi de inmediato con mareos, sequedad bucal y naúseas, pidiendo asistencia al personal del coche al que advirtió que creía haber sido víctima de una maniobra para drogarla.

Según su relato, intentó sin éxito hacer una llamada a su familia, dándose cuenta que no podía y se acercó al chofer para solicitar auxilio, quien le dijo que permaneciera en el coche hasta la terminal. Mientras tanto, la pasajera en cuestión y otro individuo se bajaron en 18 y Convención siguiendo la unidad hasta Plaza España, destino final del recorrido.

Una vez en destino, logra llamar a su novio con quien concurre a un centro asistencial para ser examinada. Posteriormente radicó denuncia en la Seccional 3ª sobre las 02:00 del día domingo.

En la tarde de este martes 14 de junio, la empresa CUTCSA difundió una nota hecha llegar por la familia de la víctima, agradeciendo el gesto del personal de la unidad y la asistencia brindada a la joven, destacando al final del mensaje que los hechos habían sido "corroborados" con la tecnología existente en los buses y que estaban "colaborando" con las autoridades para identificar a los responsables.

Sobre esto último hay que mencionar que desde el Ministerio del Interior nos comunicamos con autoridades de la empresa quienes manifestaron que por un problema técnico del DVR de la unidad de transporte en la que se dieron los hechos, no contaban con imágenes de los mismos, como habían informado anteriormente por las redes. Tampoco era correcto que se estuviera colaborando con las autoridades en la identificación de los responsables; CUTCSA emitirá un comunicado oficial aclarando estos extremos.

Las investigaciones están siendo dirigidas por el propio Jefe de Policía de Montevideo, Crio. Mayor (R) Ricardo Pérez, quien impartió directivas a todas las unidades policiales a su cargo para extremar la vigilancia y reportar de inmediato este tipo de situaciones hasta dar con los responsables, dando cuenta a la Dirección General de Represión al Tráfico Ilícito de Drogas y a la Justicia competente de los hechos ocurridos".

CUTCSA. Todo comenzó este martes con una especie de comunicado que publicó Cutcsa en su Twitter en horas de la tarde.

El “comunicado” reproducía una carta o mail enviado por un padre (Juan Carlos) a la empresa de transporte de pasajeros en el que agradecía al chofer de la línea 180 “con destino a Plaza España” por haber ayudado a su hija ante lo que denunció como un intento de drogarla para secuestrarla.

Todo ocurrió (según contaba el padre) un sábado de noche cuando su hija viajaba en ómnibus por 18 de Julio y Convención.

A continuación el texto completo que posteó Cutcsa:

“El sábado xx/xx a las xx.xx horas aprox. a la altura de 18 y Convención, mi hija xxxxx viajaba en un ómnibus de Cutcsa línea 180 con destino a Plaza España. Estimamos que fue en el ómnibus que salió de destino xx.xx hs.

En ese momento una Sra. que viajaba en el mismo ómnibus le pidió que la ayudara con el celular ya que dijo no entender su funcionamiento. Si bien mi hija estaba al tanto de las cosas que se dicen en cuanto a que es una manera de drogar a otras personas, y por tanto no toco ese celular, de inmediato algo la mareo al punto de sentirse muy mal.

Por tal razón le pidió la ayuda al chofer que de inmediato entendió lo sucedido y le pidió que se sentara y que no se baje del ómnibus. Al ver esto la Sra. se bajó rápidamente del bus y atrás lo hizo otro Sr. que aparentemente estaba con ella, según comentarios del mismo chofer.

El chofer la llevo hasta destino mientras mi hija pedía ayuda a sus familiares. Terminamos haciendo la denuncia policial y yendo hasta la sociedad médica para hacerle los estudios correspondientes. Por suerte para todos nosotros no hubo problemas posteriores y ni hablar de lo que pudo haber pasado si mi hija no reaccionaba a tiempo o si el chofer no la ayudaba como lo hizo.

Escribo estas líneas para agradecer profundamente a ese chofer y a vuestra empresa por habernos evitado lo que aparentemente podría tratarse de trata de blancas según lo dicho por la misma policía. Como padre de mi hija le mando un enorme abrazo a ese trabajador y muy buen ser humano.

Mi nombre es xxxx xxxxx mi telefono es el 09x xxx xxx”.

Al final de este comunicado, Cutcsa agrega que pudo corroborar la denuncia, y sostiene lo siguiente:

“Naturalmente, hemos corroborado con la tecnología instalada en los buses la situación narrada y estamos colaborando con las autoridades en la identificación de los responsables. Agradecemos nuevamente que colaboren con la difusión de este aviso”.

LEYENDA URBANA. En los últimos años, tanto en Uruguay como en distintos países de la región, circulan mensajes por las redes sociales con la advertencia de que delincuentes en grupo o solitarios secuestran niños o adolescentes en una operación de trata de personas o venta de órganos.

En febrero de este año circuló un audio por Whatsapp en el que una mujer contaba que la habían querido drogar en un ómnibus para luego secuestrarla.

Al parecer el engaño comenzaba con una persona que pedía ayuda para manejar un celular porque desconocía su funcionamiento.

Al acercarse a dar una mano, la víctima tocaba el celular contaminado con una potente droga que la hacía perder el conocimiento y quedar a merced de sus supuestos captores.

El supuesto caso se hizo viral en las redes sociales, igual que la denuncia que por esos días surgió acerca de que delincuentes se hacían pasar por fumigadores para ingresar a una casa y asaltar a sus ocupantes. Todo en medio del movimiento que llevaban adelante las autoridades para fumigar contra el Dengue.

La psicosis que generó en la población, sobre todo de Canelones, donde se reportaban casos similares, llevó a que el Ministerio del Interior emitiera un comunicado en el que aseguraba que no había denuncia alguna de casos similares ni información que hiciera pensar que algo así estaba ocurriendo. Ni la maniobra del celular para drogar y secuestrar adolescentes, ni los falsos fumigadores que con la excusa de querer matar al mosquito transmisor del Dengue desvalijaban una casa.

LA CAMIONETA BLANCA. Lo mismo ocurrió en junio de 2015, cuando comenzó a circular por redes sociales (siempre Facebook y Whatsapp, en mayor medida) la denuncia de que estaban secuestrando niños en una camioneta blanca.

Se dijo que ocurrió en La Paz (Canelones) y luego aparecieron denuncias en Montevideo. En todos los casos era la misma camioneta blanca que se veía merodear por una escuela y de golpe metía para adentro a un niño o adolescente.

Se llegó a decir que habían visto a seis niños en una camioneta gritar desesperados. A pocos de buscar en Internet, Subrayado comprobó que la misma denuncia, con las mismas fotos de la camioneta blanca, estaba en prácticamente toda Latinoamérica. Hasta el presidente de Venezuela Nicolás Maduro se vio en la necesidad de salir a desmentir los rumores que atemorizaban a la población.

En Uruguay, el Ministerio del Interior también aseguró que no había denuncia alguna de secuestro de niños y ningún caso concreto.

Dejá tu comentario