Paco Casal declaró por Caso Full Play: "Figueredo nunca me pidió una coima"

A la salida, dijo que Uruguay fue pionero en denunciar la corrupción en el fútbol. Fue citado porque Tenfield recompró derechos de TV de Eliminatorias

30 de septiembre de 2015, 17:25hs

El contratista y empresario Francisco "Paco" Casal negó que alguna vez el expresidente de la AUF Eugenio Figueredo le haya pedido una coima durante su larga relación por los derechos de televisación del fútbol uruguayo.

Casal declaró este miércoles en el juzgado de Crimen Organizado por el caso Full Play, y a la salida habló con la prensa, que lo consultó sobre su relación con Eugenio Figueredo, el extitular de la asociación, actualmente detenido en Suiza por el escándalo de corrupción en la FIFA.

La relación de Paco Casal con Figueredo estaba en su mejor momento en 1998, cuando Tenfield adquirió los derechos de Tv del fútbol uruguayo por una oferta de 50 millones de dólares hasta el año 2008. 

Esta decisión aceptada por una mayoría de los clubes generó controversia ya que la AUF -liderada por Figueredo- decidió rechazar una oferta por más de 80 millones de dólares de otra empresa, Barsabel. 

En los últimos tiempo, la relación entre el empresario y el dirigente era distante, ya que el grupo Casal perdió la licitación de los derechos absolutos de TV por las Eliminatorias sudamericanas ante Conmebol con Datisa, un conglomerado formado entre otros por Full Play. En esta decisión, se dijo en su momento, influyó con fuerza Eugenio Figueredo.

Este miércoles, Paco casal se deslindó de cualquier relación irregular con el dirigente uruguayo.

"Figueredo nunca me pidió una coima", dijo Casal a los periodistas. 

Como propietario de Tenfield, Casal fue citado este miércoles en carácter de propietario de Tenfield.

La empresa recompró los derechos de los partidos de las Eliminatorias a la Asociación Uruguaya de Fútbol.

La empresa debe pagar a la AUF 10.3 millones de dólares por la reventa.

La asociación era propietaria de la trasmisión de los partidos como parte de su acuerdo con la multinacional Full Play.

La compañía de Hugo y Mariano Jinkins acordó con AUF el pago de millones de dólares por los 9 partidos que Uruguay jugará como visitante y, como parte del contrato, le cedió derechos por los restantes 81 partidos.

A raíz del escándalo de FIFA, la justicia uruguaya embargó el depósito de 1 millón de dólares depositado por Full Play en el mes de febrero. La empresa debe además depositar otros 1.75 millones esta semana.

Full Play consiguió esta semana que la justicia hiciera lugar a su recurso de no innovar, y por el momento ha evitado que AUF no pueda romper el contrato que los une. Pero si Full Play no deposita el dinero comprometido el acuerdo caerá de inmediato.

AUF advierte que si sigue sin poder cobrar el dinero de Full Play entrará en cesación de pagos.  El 45% de los ingresos de la asociación corresponden a ingresos por derechos de TV, según reveló ayer el presidente de AUF, Wilmar Valdez.

Esta decisión habilita a trasmitir en Uruguay los partidos de la selección como visitante. El 8 de octubre, la celeste enfrenta a Bolivia en La Paz, en tanto el 13 de octubre juega como visitante ante Colombia

Jinkins padre e hijo se encuentran recluidos en Suiza a la espera de su extradición a Estados Unidos, donde comenzó la investigación por contratos irregulares llevados a cabo por FIFA.

Hay además media docena de dirigentes de primer orden de la federación mundial, entre ellos el uruguayo Eugenio Figueredo.

 

 

Dejá tu comentario