Show Los Violadores | Pil Trafa

Otra voz que se apaga en el rock argentino: murió Pil Trafa, líder del grupo punk "Los Violadores"

Héctor Chalar tenía 62 años y vivía en Lima desde 1997. Fue un referente de la música latinoamericana.

Hace pocos días, la escena del rock argentino se vio conmovida por la muerte de Palo Pandolfo. No fue una muerte muy rockera. Caminaba por una calle de Caballito, después de hacer unos trámites bancarios, y se descompuso a causa de un paro cardíaco.

Palo estaba viviendo uno de sus mejores momentos creativos. Hacía yoga, se cuidaba en las comidas, estaba alejado de las prácticas tóxicas de años atrás.

En las últimas horas, los seguidores del rock latinoamericano tienen que despedir a otro de sus referentes: Enrique Chalar, de 62 años, más conocido como Pil Trafa.

Vivía en Lima desde hace 30 años. Este viernes murió tras sufrir un paro cardiorrespiratorio. Fue el líder de "Los Violadores", autores de "Ultraviolento", entre otros muchos hits.

Actualmente era el frontman de Pilsen.

"Con profundo dolor lamentamos comunicar el fallecimiento de nuestro querido líder, Enrique Chalar. Pil nos dejó físicamente esta tarde de manera repentina en su casa de Lima, Perú, a raíz de un paro cardiorrespiratorio, a los 62 años", señala el posteo de la cuenta oficial de Pilsen.

Y sigue, con una breve descripción del artista, contundente y certera: "Nos deja un guerrero, un pionero del punk y underground latinoamericano, letrista iluminado, portavoz de toda una generación, peleador e incansable capitán de mil batallas."

Los Beatles primero, Status Quo, Jethro Tull y los Sex Pistols después, le cambiaron el rumbo a su vida.

Pil Trafa fue su nombre de guerra.

Era admirador de Public Image Ltd. (PIL, el grupo liderado por John Lydon post Sex Pistols) y adoptó Pil como nombre artístico y lo complementó con ironía con "Trafa" dando cuenta de su legendaria flacura.

Intentó suerte con dos grupos: Tutankamon y Don Gato y su Pandilla. En plena dictadura cantaba "Represión" y coplas del estilo : “Hermosas tierras de amor y paz; hermosa gente, cordialidad; fútbol, asado y vino; son los gustos del pueblo argentino”.

El 17 de julio de 1981 debutó con Los Violadores en el auditorio de la Universidad de Belgrano. El nombre del grupo provocó tensiones de entrada no solo con el poder.

denostados-por-la-prensa-en___1yAnlbmbB_720x0__1.jpg
Stuka, Trafa y Gramática, tres socios fundadores de Los Violadores en los años 80.

Stuka, Trafa y Gramática, tres socios fundadores de Los Violadores en los años 80.

En los anuncios aparecieron como "Los Voladores", una confusión a propósito para salir del paso. Pil Trafa siempre trató de aclarar que el nombre del grupo se refería a los violadores de los derechos humanos, pero el intento de explicación tampoco prosperó sepultado por la compleja asociación de ideas de difícil identificación para el público.

Igual, impuso su marca a fuego. Y sus integrantes tuvieron el dudoso placer de ser los primeros rockeros en ser apremiados fìsicamente en una comisaría luego de un recital que terminó mal.

Pil Trafa y los suyos no eran dados a alinearse a nada. De hecho se negaron a actuar en el Festival de la Solidaridad Latinoamericana del 16 de mayo de 1982 con el fin de recaudar dinero para los soldados en la Guerra de Malvinas.

El show, organizado por Daniel Grinbank, Alberto Ohanian y Pity Iñurigarro, contó con las presentaciones de Charly García, Nito Mestre, León Gieco, Luis Alberto Spinetta, Miguel Cantilo y Juan Carlos Baglietto, entre otros. De los grupos conocidos, solo Virus y Violadores no actuaron.

pil-trafa-y-stuka-junto___NJ4xYBbm__720x0__1.jpg
Pil Trafa con la gente de Virus, una banda amiga

Pil Trafa con la gente de Virus, una banda amiga

"Piensan que el punk es salir borracho a la calle a patear tachos de basura e insultar viejas. Para nosotros ser punk es una lucha”, dijo Pil Trafa. “Ellos eran los aliados del Proceso porque se quedaban callados; eran los falsos hippies. Nosotros admiramos a los hippies americanos porque lucharon por la paz, los de acá la mendigaron".

Cuatro discos marcaron la vigencia del grupo: Los Violadores (1983), ¿Y ahora que pasa, eh? (1985), Fuera de Sektor (1986) y Mercado indio (1987).

Incluyen temas como Represión, Guerra total, Mirando la guerra por TV, 1, 2 Ultraviolento -inspirado en el libro La naranja mecánica de Anthony Burguess y en la película de Stanley Kubrick.

Allí también estaban Comunicado 166, Nada ni nadie nos puede doblegar, Fuera de Sektor, Zona roja, Mercado indio, Aburrido, divertido y uno de los himnos que identificaron a la banda: Violadores de la ley.

La banda sufrió algunos cambios pero no perdió su esencia. las diferencias entre los socios fundadores fue el principio el fin.

Pil se mantuvo como frontman y letrista principal. Stuka fue una primera guitarra trascendente, Zelazek marcó el estilo del bajo (luego fue reemplazado por Hari B.) y Gramática (sustituido por Sergio Vall) mantuvieron encendida la llama punk hasta el final.

A partir de entones puso la energía en Pilsen, su nuevo grupo.

En 1993, se dio el gusto de tocar con Steve Jones (violero de los Sex Pistols) y Ronnie Biggs (el famoso ladrón del tren postal inglés) como invitados en Bajo otra bandera (1993).

En 1997, el cantante se fue a vivir a Lima con su pareja Claudia Huerta y su hijo Ian.

En 2017 escribió Más allá del bien y del punk (2017), un libro concebido junto con Juan Carlos Kreimer.

“Tenés que creértela en el buen sentido. Y sostenerlo en el tiempo, aunque atravieses un desierto. Creerte no que sos un genio sino que eso que te gusta y hacés tiene un sentido fundamental para vos, independientemente del éxito que obtengas”, confesó.

Y agregó: "Yo no fui un descontrolado. Nunca asocié rock a destrucción. No me interesó el modelo Sid Vicious. Así que finalmente hubo futur. No tengo más ademanes ni impostaciones. La punkitud es cosa de chicos.Yo me reconcilié con todo el mundo".

En 2018, Los Violadores ensayaron un regreso para conmemorar los 30 años de "Mercado Indio", el disco que los separó.

Sobre el escenario se dieron una serie de circunstancias inesperadas: reproches, discusiones políticas, desacoples de repertorio y finalmente ausencia en los bises, todo ante un público que esperaba ver a tres hombres maduros, y con las diferencias ya digeridas.

Stuka salió en soledad al escenario para hacer “Viejos patéticos” mientras reclamaba en vano la presencia de sus compañeros.

FotoJet (8).jpg
Pil y Stuka de traje en la fallida despedida del Gran rex en 2018. El recital terminó mal entre ellos y frente al público

Pil y Stuka de traje en la fallida despedida del Gran rex en 2018. El recital terminó mal entre ellos y frente al público

Pil Trafa siguió con su vida en Perú y con su música.

Últimamente, Pilsen estaba en un impasse luego de la muerte de Tomás Loiseau, el bajista, durante un concierto.

Embed

Carne, tierras y sangre (2020), el último disco de Pilsen, fue recibido con muy buenas críticas tanto por parte de la prensa como de la industria. Ese año, recibió el Premio Gardel a Mejor Disco de Rock Pesado y Punk.

violadores-2018.jpg
El reencuentro de 2018. Las heridas no habían sanado

El reencuentro de 2018. Las heridas no habían sanado

Dejá tu comentario