Internacionales

Obama pide respaldo al Congreso pero está decidido a atacar Siria

El presidente de Estados Unidos aseguró que sus fuerzas militares ya tienen activos en la zona. "El jefe militar dijo que ya estamos listos para actuar"

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció este sábado que decidió pedir autorización del Congreso antes de atacar a Siria, en una enorme apuesta política que cancela la amenaza de ataques inminentes contra el régimen de Bashar al Asad.

En una declaración en la Casa Blanca, Obama dijo que el ataque con armas químicas contra un suburbio de Damasco representa una "amenaza que debe ser confrontada", y que decidió responder con el poderío militar estadounidense.Pero en una iniciativa que podría redefinir el balance de fuerzas en Washington, Obama añadió que era importante obtener el apoyo del Congreso antes de dar la orden de ataque."Buscaré autorización para el uso de la fuerza por parte de los representantes del pueblo estadounidense en el Congreso", apuntó.

La decisión representa un iniciativa audaz para un presidente que busca recomponer las relaciones con la oposición en un Congreso dividido, y que corre el riesgo de enfrentar la misma suerte que el Primer Ministro británico, David Cameron, a quien el Parlamento le negó el voto de apoyo a una intervención militar.

Obama podría gozar de un voto de confianza en el Senado, controlado por su partido Demócrata, pero es imposible prever el voto de la cámara de Diputados, controlado por la oposición del partido Republicano.

Además, el Congreso estadounidense se encuentra en receso hasta el 9 de septiembre, y Obama no dio ninguna indicación de que pretenda convocar una sesión extraordinaria para tratar este tema."Estamos satisfechos de que el presidente pida la autorización para una intervención militar en Siria", expresaron John Boehner, titular de la cámara baja, y otros dirigentes del partido Republicano, en un comunicado.

"En consultas con el presidente, esperamos que la Cámara examine esta medida la semana del 9 de septiembre", apuntó la nota.

En su discurso, Obama afirmó que "nuestras fuerzas militares tienen recursos preparados en la región. Estamos listos para atacar cuando lo decidamos".

Para Obama, lo ocurrido en Damasco el 21 de agosto fue "el peor ataque con armas químicas en el siglo XXI".En la visión del mandatario, una respuesta militar "limitada" y sin tropas terrestres es la respuesta adecuada para un ataque que, de acuerdo con una estimación del gobierno estadounidense, dejó más de 1.400 muertos, incluyendo 426 niños, y es responsabilidad del gobierno sirio, aunque éste la niega."Ese ataque fue un asalto a la dignidad humana.

También representa un serio peligro para nuestra seguridad nacional. Pone en riesgo dejar en ridículo la prohibición global del uso de armas químicas", sostuvo.Además, añadió que "ponía en riesgo nuestros amigos y asociados en las fronteras sirias, incluyendo a Israel, Jordania, Turquía, Líbano e Irak. Puede llevar a una escalada en el uso de armas químicas, o su proliferación a grupos terroristas que pueden hacernos daño".

Un sondeo divulgado el viernes mostró que la mitad de los estadounidenses no quiere la intervención militar del país en Siria, y que ocho de cada 10 consultados afirmó que el presidente debe solicitar la aprobación del Congreso, como lo exige la Constitución.

Esta situación era evidente este sábado frente a la Casa Blanca, donde grupos pacifistas y grupos que defienden a la oposición siria ocuparon posiciones y tuvieron que ser separados por la policía después de numerosos empujones e insultos."La guerra en Siria, justificada por mentiras", gritaban los manifestantes contrarios a los ataques militares, aferrados a las rejas que dan a los jardines de la Casa Blanca.

De su lado, una cincuentena de personas gritaban consignas en favor de los ataques y contra Al Asad. Un manifestante incluso portaba una pancarta que comparaba el presidente sirio a Adolfo Hitler.

Dejá tu comentario