PolíticaAsociación Uruguaya de Fútbol | Wilmar Valdez | Julio Ríos | Arturo Del Campo | Walter Alcántara

Nueva denuncia: Valdez renunció al descubrirse campaña de enchastre en Twitter contra Abulafia

La abogada de Alcántara quiere quitarle protagonismo a los audios y apunta contra Julio Ríos y Arturo Del Campo.

La abogada Silvia Etchebarne denunció que la renuncia de Wilmar Valdez estuvo vinculada a una trama de compra de bots (un programa automatizado) en la red Twitter para inciar "una campaña de desprestigio" contra Eduardo Abulafia, uno de sus adversarios en la campaña electoral por la presidencia de la AUF.

Los datos surgen de entrevistas realizadas a Etchebarne por el periodista Sergio Gorzy en Sport 890 y Informativo Carve.

Etchebarne sostuvo que el periodista Julio Ríos y el otro candidato presidencial de la AUF, Arturo del Campo, conocían esta actividad de Valdez desde semanas antes de que se conocieran los audios que finalmente dispararon la salida del dirigente.

La defensora trabaja para el lobbista Walter Alcántara, el hombre que grabó a Valdez durante meses y ahora es indagado por extorsión.

Según esta versión, Valdez tenía preparada la campaña bajo hashtags como #Abumafia y otros.

El dato surge de conversaciones entre Ríos y Del Campo que fueron rescatadas por los peritos a partir de la incautación de sus celulares.

Etchebarne señaló al respecto: “Descubren tipos de bots spam, que monitorean las cuentas con distintos contenidos y siguen los hashtags pero están dirigidos a acusar y usar frases simples (...) tendientes a desacreditar a otra persona. Uno de los hashtags era ‘abumafia’"

Según ella, el periodista y el aspirante a la presidencia venían investigando los planes de Valdez desde antes de conocerse los audios en los que éste último habla de la supuesta incidencia del gobierno en la licitación para la compra de software de reconocimiento facial.

Los mensajes sobre bots de Ríos y Del Campo corresponden al día 4 de julio y los audios comenzaron a ser enviados por Álcantara después del día 20, explicó la abogada.

Para Echebarne, Valdez no se bajó de la candidatura de la AUF por los audios. Fue por la campaña de "enchastre" que estaba pergeñando contra Abulafia y que Ríos y Del campo descubrieron.

Sus planteos son corroborados, dijo, sobre la base de “una composición de toda la prueba que hoy obra en la Fiscalía".

Con este argumento, la defensa pretende poner en segundo plano la influencia del hombre que representó empresas en distintas licitaciones lanzadas por AUF, y en los que queda evidenciada la sospecha de que Valdez cobró comisiones de empresas representadas por Alcántara.

Ambos se conocían desde los años 90, cuando el primero era dirigente de Rentistas y el segundo trabaja como socio comercial del relator Carlos Muñoz.

Desde 2015 estaban de nuevo en contacto porque Alcántara representaba a la constructora CEI en la licitación por la colocación de luces en tres estadios de Montevideo. Por esa adjudicación el lobbista y su socio Demetrio Kagioglou señalan que el dirigente cobró 35.000 dólares en coimas.

Sin embargo, para la doctora Etchebarne este hecho está subordinado a la denuncia de los bots de Twitter.

"Los audios fueron la excusa y no el verdadero motivo", dijo la abogada.

"En el juicio) hay dos actores principales y casi en términos cinematográficos, porque esto tiene algunas cosas de cine", señaló.

La denuncia apunta directamente a los otros dos indagados de la causa, Ríos y Del Campo.

Ante la justicia reconocieron ser amigos personales y haberse comunicado entre sí a partir del envío de los audios grabados por Alcántara.

En su momento, Del Campo reveló que el empresario le envió las copias a él, y que Ríos había conseguido lo audios por cuerda separada. Juntos decidieron encarar al dirigente horas antes de las elecciones en la AUF. El resto es historia conocida.

DEFINA "MAFIOSO"

La abogada estableció un timelineque busca dejar en claro que Valdez ya estaba en la mira de Del campo y Julio Ríos.

El 9 de julio, dijo Etchebarne, fue la primera vez que Alcántara habló con Del Campo sobre que había "algo que le podía servir si se postulaba”.

El dirigente recién le respondió el día 19 y el 20 le llegaron los primeros audios.

Del Campo y Ríos -dijo la defensora de Alcántara- pusieron en alerta a Abulafia, pero éste desestimó hacer cualquier acción.

Etchebarne contó que el 11 de julio Del Campo tenia la certeza de que no tenía quorum para aspirar a la presidencia. Pero el día 16 decidió que igualmente sería candidato.

Mientras tanto, continuaba la investigación sobre los bots.

Según la abogada de Alcántara, Del Campo quería posicionarse en la elección con elementos contundentes para obtener impacto.

Calificó su actitud de "mafiosa" y lo explicó así: "Defino ‘mafioso’ como un grupo que defiende sus intereses sobrepasando lo establecido en la ley. Del Campo le pidió a un dirigente de fútbol que le hiciera esa investigación de cuentas bots, pero este dirigente le propuso un canje; ‘a cambio de esto, vos si llegás a la presidencia me tenés que sacar a este y a este del Ejecutivo y tenés que meter a este otro’.

Dejá tu comentario