PolíticaOrganización Internacional del Trabajo (OIT)

Negociación colectiva: Cámaras empresariales viajan a Ginebra a las deliberaciones de OIT

Tras diez años de espera, las patronales están en una ofensiva aprovechando la amenaza de inclusión de Uruguay en la "lista negra"

Este miércoles continúan las deliberaciones en la OIT y uno de los temas será la llamada "lista negra"de países que no atienden las sugerencias del organismo.

Según se anunció una delegación de la Cámara de Comercio y otra de la Cámara de Industria viajan a Ginebra para participar de las deliberaciones.

La primera gremial será representada por Julio Lestido y la segunda por Gabriel Murara, ambos presidentes de sus respectivas organizaciones.

El caso de Uruguay es uno de los países en la mira y allí hay dos temas: la negociación colectiva y las ocupaciones de lugares de trabajo.

Hace 10 años que OIT viene advirtiendo a Uruguay sobre estos temas y esta semana, en coincidencia con la 108 asamblea, el país finalmente fue incluido en un grupo de 24 países cuyos casos serán analizados especialmente.

¿Qué significa esto? Los expertos señalan que puede afectar el clima de inversiones de Uruguay.

Por lo pronto, el anuncio sobre Uruguay afecta una negociación en curso muy importante.

Uno de los temas que está en juego en Uruguay actualmente es la inversión de 4.000 millones de dólares para la segunda planta de UPM. La empresa finlandesa pone como condición excluyente una norma que establezca mecanismos previos a la ocupación de lugares de trabajo.

Esa decisión de UPM se tomará en los próximos días. La empresa anunció que dará su última palabra en la segunda quincena de junio, antes de las elecciones internas, a efectos de mantener su decisión fuera del debate político que se viene rumbo a las elecciones de octubre.

El experto en Derecho laboral Leonardo Slinger dijo que la nominación de Uruguay en una eventual "lista chica" puede traer "efectos colaterales".

En declaraciones a El Observador, Slinger -que forma parte del estudio Guyer & Regules- dijo que las consecuencias pueden ir mas allá de una imagen desfavorable para el país.

Podría afectar el relacionamiento con inversores u organismos multilaterales de crédito.

Slinger cree difícil que el gobierno pueda levantar las observaciones de OIT en este período sobre negociación colectiva.

Según dijo, la observación principal se centra en los mecanismos de negociación colectiva. En segundo plano están "temas más complejos" como la extensión del derecho de huelga avalado por un decreto de 2006.

El nudo gordiano de la observación de OIT es que los empresarios están obligados a negociar con el gremio del ramo cuando la empresa no tenga sindicato. Esto violaría el principio de negociación voluntaria, según los expertos.

La ley de negociación colectiva vigente rige desde 2009. Desde entonces la OIT viene observando a Uruguay.

"Desde el punto de vista jurídico es conforme a derecho el reclamo de OIT porque la legislación nacional no está alineada a los convenios internacionales", señaló Matías Pérez Del castillo, abogado laboralista.

El PIT-CNT señala que detrás de la OIT está la presión de las organizaciones de empresarios.

Fernando Gambera, secretario de Relaciones Internacionales, dijo que "hay intereses políticos y electorales" de las cámaras empresariales uruguayas para llevar el planteo en estos momentos.

Dejá tu comentario