Deportes Nacional | Peñarol

Nacional le ganó 2 a 0 a Peñarol en el Parque Central

Los goles tricolores llegaron con Brian Ocampo y Camilo Cándido, quienes habían viajado esta madrugada tras quedar desafectados con la Selección.

Nacional logró consagrarse como puntero de la tabla del Torneo Apertura tras ganarle 2 a 0 a Peñarol en el Parque Central, este domingo, al disputarse la 9na fecha del Torneo Apertura.

Embed

Los goles tricolores los hicieron Brian Ocampo a los 26 minutos del segundo tiempo y el segundo fue Camilo Cándido a los 39' del segundo tiempo; ambos jugadores se integraron al plantel principal de Nacional esta madrugada, luego de que Uruguay quedara afuera de la Copa América este sábado frente a Colombia. Un delegado tricolor viajó a buscar a los jugadores, que junto con Sergio Rochet, volvieron en un chárter privado para disputar el partido clásico.

De esta forma, los dirigidos por Alejandro Capuccio, que suma un partido clásico ganado en su pasaje por Nacional, quedaron primeros en la tabla con 20 puntos escoltados por River Plate que tiene 17 puntos. Peñarol quedó a mitad de tabla con 14.

Además de relegado en el Apertura, para Peñarol esta durísima derrota proyecta una sombra sobre todo el club, porque en lo inmediato debe medirse otra vez con Nacional por la llave de Copa Sudamericana. De quedar eliminado, va a ser difícil que no haya una reevaluación de la gestión futbolística.

El partido de este domingo fue una victoria institucional para los tricolores en todos los sentidos coronada por la incidencia que tuvieron los jugadores que se fueron a buscar a Brasil.

En términos de merecimiento no hubo dos goles de distancia seguramente entre uno y otro. De hecho Nacional se vio beneficiado por el árbitro al perdonar el juego duro de Corujo y una segura expulsión de Neves en los primeros minutos del partido.

A Capuccio las cosas le salieron bien. Supo leer el partido correctamente. El cambio de Maxi Cantera por Neves no era el cantado (estaba en el banco Emiliano Martínez, por ejemplo), y resultó fundamental para que en la segunda mitad del segundo tiempo el equipo levantara.

Ocampo entró en el equipo titular y tuvo un rendimiento superlativo. Está encendido, y muy motivado. El gol llega unos minutos después de una invasión por izquierda similar que fue restada por Maxi Pereira al borde del penal. Esta vez ya no estaba "El Mono", sino Juan Acosta, quien se vio sobrepasado por la habilidad y potencia de Ocampo. Su remate pasó entre la piernas de Dawson.

Parecía que todo había terminado, pero no. El DT sacó a la figura del partido, y autor del gol, Ocampo, e hizo un cambio posicional que provocó el gol del cierre. Entró Almeida, se adelantó en la cancha Cándido, y éste aprovechó el desconcierto de la zona final de Peñarol -error de Paco Rodríguez incluido- para definir solo ante el arquero.

Peñarol tuvo sus momentos en el partido. Algunos bien resueltos por Rochet, otros perdidos por errores propios. No supo aprovechar el ingreso de Torres en el segundo tiempo. Los primeros 20' del 10 aurinegro pudieron cambiar la historia del partido. Álvarez Martínez recibió una habilitación suya que no pudo ser gol.

Después Torres se apagó y con él todo el equipo.

Los cambios de Larriera otra vez generaron polémica entre los hinchas. Giovanni González entró a jugar por Cepellini, que fue uno de los mejores en el primer tiempo tanto en la creación como en el ahogo a Nacional en la primera línea de armado.

Incluso González debió volver a su puesto natural si la idea era sacar a Maxi Pereira. Se optó por un desconcentrado Juan Acosta y eso, un minuto después, puso al equipo abajo en el tanteador.

El entrenador sacó a Canobbio, que era de lo único inquietante que tenía en delantera, y puso a Nahuelpan en plan salvador del clásico. El delantero argentino hizo faltas en ataque. Era para lo que estaba el partido en ese momento y lo único que podía aportar él dada la falta de habilitaciones.

Para entonces el equipo no tenía ni respuesta futbolística ni respuesta anímica, como ya ha sucedido otras veces en el ciclo Larriera.

Es una derrota de esas que marcan. Y Peñarol tiene este mes dos encuentros con Nacional en Copa Sudamericana. Es un "mata-mata".

En lo local, a falta de seis fechas del Apertura, está abajo y sin chances salvo sumar puntos para la Anual.

Todavía está a tiempo de revertir este mal momento. Pero con este resultado a la vista Larriera se acerca al abismo, la falta de crédito se empieza a hacer sentir, el plantel necesita volver a tener las sensaciones que tuvo en la fase de grupos de Sudamericana donde por momento fue arrollador y desplegó buen fútbol..

En este contexto, Nacional arranca con ventaja para todo lo que viene.

La victoria futbolística y política embriaga a directivos e hinchas de Nacional, más allá de los charters, e incluso que sus futbolistas respondieron de manera ideal.

Una muestra de hechos políticos que implicó este clásico en el Gran Parque Central fue la plaqueta entregada por el presidente Decurnex a su par aurinegro, Ruglio, ignorando los años del CURCC, un gesto innecesario habida cuenta de la larga polémica que sostienen ambas instituciones en ese sentido.

Embed

Dejá tu comentario