Nacional

Mujica puede ser citado a Brasil para declarar por sus dichos sobre Lula

El expresidente dijo que su par brasileño vivió con angustia el “mensalao” y admitió que sufrió chantajes. Senador brasileño lo quiere citar

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva "no es un corrupto" y vivió el escándalo bautizado como "mensalao" con "angustia y un poco de culpa", cuenta el expresidente José Mujica en la biografía autorizada "Una oveja negra al poder".

De acuerdo con la biografía de los periodistas uruguayos Andrés Danza y Ernesto Tulbovitz, Lula habría contado a Mujica al comienzo de 2010 en una reunión en Brasilia que tuvo que "lidiar con muchas cosas inmorales, chantajes", y que "ésa era la única forma de gobernar Brasil".

Los extractos del libro publicados en la prensa generaron polémica en Brasil. El Instituto Lula, portavoz oficial del expresidente brasileño, se negó a comentar la publicación. Sin embargo, en horas de la tarde del viernes, envió un comunicado en el que cita una nota de prensa del portal de noticias G1, según la cual el autor Andrés Danza, negó que esas reflexiones concretas se refiriesen al "mensalao".

En la biografía, los autores señalan que en la citada visita de Mujica y su vicepresidente Danilo Astori a Brasilia, "Lula sintió la necesidad de aclarar la situación. 'El mensalão también es este país, todo es a lo grande', reflexionó".

El texto prosigue: "'El mensalão es más viejo que el agujero del mate', opina Mujica. Grandes políticos de la historia debieron recurrir a mecanismos similares. 'A veces, ese es el precio infame de las grandes obras', argumentó mientras recordaba a Abraham Lincoln, justo en los días en que se había estrenado la película de Steven Spielberg sobre la vida del presidente norteamericano, en la que se mostraba cómo tenía que entregar a los diputados algo a cambio para que votaran sus proyectos".

Lula siempre negó tener alguna información sobre el escándalo que ha comprometido a buena parte de la estructura política del oficialista Partido de los Trabajadores y del aparato de gobierno.

En 2005, cuando los detalles del esquema de pagos mensuales para comprar apoyo político comenzaron a ventilarse en la prensa, un indignado Lula aseguró sentirse "traicionado por prácticas inaceptables que desconocía".

"Lula no es un corrupto como sí lo era (el expresidente de Brasil Fernando) Collor de Mello y otros expresidentes brasileños", reflexionó Mujica en la biografía.

Andrés Danza dijo a la AFP que buena parte del libro ahonda en reflexiones sobre Brasil. "Mujica ve a Dilma (Rousseff) y Lula como una especie de padrinos, los dos lo ayudaron mucho. De Dilma dice que siempre estuvo al servicio de Uruguay, que es más ejecutiva que Lula pero que tiene menos carisma".

SENADOR BRASILEÑO INVITA A MUJICA. Ronaldo Caiado, líder de los demócratas en el Senado Federal, opositor a Dilma Rousseff, anunció este viernes que desea invitar a Mujica a Brasil para que amplíe y aclare sus dichos sobre Lula y el “mensalao”.

“La acusación es muy seria, incluso porque la propia izquierda brasileña trata a Mujica como una especie de mártir y coloca a su persona más allá de cualquier sospecha. Si él dice que el expresidente Lula no solo confirmó tener conocimiento sobre el mensalão (el pago de los sobornos), como admitió que era su única forma de gobernar al país, eso pone en jaque la tesis que lo dejó libre de sospecha", dijo Caiado, según informa El País.

La invitación se hará extensiva también al ministro de Economía, Danilo Astori, quien también habría escuchado los dichos de Lula en aquella oportunidad, según dijo Mujica.

 

Dejá tu comentario