Mujer vendió en $ 5.000 casa que obtuvo de un programa social

Vivía en el asentamiento La Manchega y hace dos meses había ocupado la nueva casa entregada por la Intendencia y el Ministerio de Vivienda.

 

Una mujer que vivía en el asentamiento La Manchega y había sido beneficiada con un realojo vendió su casa en 5.000 pesos y volvió a las mismas condiciones que estaba meses atrás, informa el diario El País.

Tras vivir 60 días en su nueva casa, la mujer la negoció por el monto dinero, una moto y un rancho de lata cerca del cementerio del Norte, agrega el matutino.

Delia Rodríguez, directora del Programa de Integración de Asentamientos Irregulares (PIAI), el organismo que regula estos cambios, se mostró sorprendida por la actitud. “¿Me estás diciendo que vendió la casa? Me dejás muerta”, dijo la funcionaria al enterarse de la noticia por El País.

Noemí Alonso, directora de Tierras y Hábitat de la Intendencia, dijo que el 10 de octubre recibieron la denuncia por la Organización San Vicente, que trabaja continuamente en el barrio y que la alcaldesa de la zona hizo la denuncia en la comisaría. Según Alonso, quedó previsto que la señora debe dejar la casa, así como las personas a las que supuestamente se la vendió.

Loading...

El hecho no es nuevo, pero da la pauta de las dificultades que tienen las autoridades de la Intendencia de Montevideo y el Ministerio de Vivienda -que integran el PIAI- para mejorar la calidad de vida de las familias más vulnerables.

La titular de la casa fue una de las 13 familias del asentamiento La Manchega, situado en Villa española, que fueron reubicadas luego de un largo trámite, que incluyó entrevistas con asistentes sociales que evaluaron si la mujer estaba en condiciones de cambiar sus paradigmas y mejorar sus condiciones de vida.

Este fue el informe de Subrayado cuando se produjo el realojo.

El programa entrega las viviendas con un contrato que, en principio, no necesariamente reclama contrapartidas. En algunos casos se construyen casas prefabricadas y en otros se utiliza el sistema de autoconstrucción. En otros, la entrega es directa, sin participación del beneficiario.  Después con el tiempo se evalúa si la persona debe pagar o no por ser promitente comprador.

La Manchega es uno de los siete asentamientos irregulares en los que se han enfocado las autoridades. En total viven allí unas 480 familias.

Allí todavía permanecen unas 25 familias, que esperan un realojamiento. Muchos de estos núcleos techo están indignados por la actitud de la beneficiaria. 

 

FOTO: Frente de una de las casas entregadas a vecinos del asentamiento La Manchega.

Dejá tu comentario