Deportes

Morata, el malquerido convertido en salvador de España

"Estoy muerto". Enredado toda la tarde en una dura batalla con el áspero central croata Duje Caleta-Car, Álvaro Morata marcó el 4-3 decisivo en la prórroga para España y calló muchas bocas, tras semanas convertido en el centro de las críticas por su falta de puntería.

"Estoy muerto". Enredado toda la tarde en una dura batalla con el áspero central croata Duje Caleta-Car, Álvaro Morata marcó el 4-3 decisivo en la prórroga para España y calló muchas bocas, tras semanas convertido en el centro de las críticas por su falta de puntería.

Cuando peor lo pasaba España, tras haberse dejado remontar un 3-1 en los últimos cinco minutos, a Morata le valió con un control y una volea tras centro de Dani Olmo para situarla en cuartos. A continuación Mikel Oyarzabal selló el 5-3.

"Ha merecido la pena, ahora a descansar. Muchas veces hay que trabajar y pasar momentos difíciles para luego disfrutar", dijo el jugador de la Juventus, sin querer pronunciarse sobre si prefiere a Francia o Suiza el viernes en San Petersburgo, y deseando ir a meterse "en hielo".

"Fue un partido sufrido, sabíamos que Croacia iba a ser difícil, tienen jugadores de nivel mundial. Hemos demostrado que somos un gran grupo", añadió.

Símbolo de una selección española a la que le faltó gol en los dos primeros partidos, Morata fue respaldado por el seleccionador Luis Enrique, que le ha dado la titularidad en los cuatro duelos de la Eurocopa.

La Roja rompió la sequía a lo grande, con cinco goles en los dos siguientes encuentros: 5-0 a Eslovaquia, en el que Morata falló un penal, y 5-3 ante Croacia.

Este lunes en Copenhague, el ariete fue uno de los principales objetivos de los expeditivos centrales croatas, que no desperdiciaron ocasión de intentar sacarle de quicio.

Pero el delantero formado en el Real Madrid de 28 años aguantó y logró su segundo tanto en la competición, tras el que logró ante Polonia (1-1).

- Gol con sabor a liberación -

Un gol decisivo con sabor a liberación para un futbolista que el pasado jueves reveló que él y su familia han recibido "amenazas".

"Tras el partido contra Polonia estuve nueve horas sin poder dormir. Recibí amenazas, insultos hacia mi familia, mensajes que deseaban la muerte de mis hijos. Yo estoy bien, a lo mejor hace unos años lo hubiera llevado peor. Pero he pasado algunos días aislado de todo", señaló Morata en la Cadena Cope.

El domingo, en la rueda de prensa previa al duelo ante Croacia, Luis Enrique y el centrocampista Koke le mostraron su apoyo.

"La situación tiene un grado tal de seriedad que tiene que ponerse en manos de la policía", afirmó el seleccionador. "Insultar y amenazar de muerte a quien sea, pero más a familiares y a niños es un delito, un delito grave", añadió.

Los futbolistas "estamos expuestos a todo tipo de críticas, las aceptamos, pero las amenazas a un jugador, a un familiar o un niño no las aceptamos", afirmó Koke, amigo de infancia de Morata.

Este lunes Morata celebró con rabia su tanto, la mejor manera de responder a sus detractores.

pm/gh

FUENTE: AFP

Dejá tu comentario