AFP

Mollema gana en solitario antes de los Pirineos, Martin se coloca 2ª en la general

El holandés Bauke Mollema (Trek-Segafredo) se adjudicó en solitario la victoria en la 14ª etapa del Tour de Francia, con final en la localidad Quillan, en la víspera de la primera de las etapas pirenaicas, en la que el francés Guillaume Martin (Cofidis) se colocó segundo de la general.

El holandés Bauke Mollema (Trek-Segafredo) se adjudicó en solitario la victoria en la 14ª etapa del Tour de Francia, con final en la localidad Quillan, en la víspera de la primera de las etapas pirenaicas, en la que el francés Guillaume Martin (Cofidis) se colocó segundo de la general.

El corredor galo, que comenzó la jornada en la 9ª plaza a 9:29 del líder Tadej Pogacar, formó parte de la escapada del día y cruzó la meta con más de cinco minutos de ventaja sobre el grupo de favoritos, provocando el único cambio significativo de cara a la general.

Tras sorprender a sus compañeros de escapada con un ataque a 40 km de la meta, el veterano Mollema logra a sus 34 años su segunda victoria en el Tour, después de la que logró en el Puy-en-Velay en 2017.

"Era un buen grupo, pero no trabajábamos demasiado bien, por eso decidí atacar de lejos, sabiendo que era un final muy duro, pero tengo confianza y sabía que podía rodar en solitario durante muchos kilómetros. Estoy muy feliz", se felicitó Mollema en la meta.

- Higuita hace tercero -

Segundo y tercero en la meta, a 1:04 del vencedor de la etapa, llegaron el austriaco Patrick Konrad (Bora) y el colombiano Sergio Higuita (EF).

Martin cruzó la meta 1:28 después de hacerlo Mollema, pero los 5:35 que tomó con respecto al grupo de favoritos le coloca segundo en la general a 4:04 de Pogacar.

Otra consecuencia de la escapada fue que el canadiense Michael Woods arrebató el maillot de la montaña al colombiano Nairo Quintana.

Antes de la batalla de los Pirineos, tercero en la general queda el colombiano Rigoberto Urán (EF) a 5:18, seguido por el danés Jonas Vingegaard (Jumbo) a 5:32 y el ecuatoriano Richard Carapaz (Ineos) a 5:33.

Pese a que les esperan días durísimos en los Pirineos, los ciclistas son conscientes que para ganar una etapa en el Tour hay que trabajárselo y el inicio de la jornada fue a un ritmo infernal, con los primeros 75 km recorridos en poco más de hora y media.

A esa velocidad, la fuga de la jornada tardó más de 100 km en formarse, cuando los diferentes grupos que habían escapado a la vigilancia del pelotón se unieron en la subida al Col de la Croix des Morts, tercer puerto de la etapa (de 5).

- 75 km en poco más de hora y media -

Por delante, 14 ciclistas fugados, entre ellos el campeón de España, Omar Fraile, los colombianos Higuita y Esteban Chaves, Woods, Mollema y su compatriota Wout Poels, el italiano Mattia Cattaneo y Martin, el mejor clasificado en la general.

En la cima del Col de la Croix des Morts, a poco más de 70 km para la meta, los fugados aventajaban en cuatro minutos al pelotón.

A 40 km para la meta, Mollema sorprendió a sus compañeros de escapada y se marchó solo, afrontando la subida al último puerto del día, el Col de Saint-Louis (2ª) con algo más de un minuto de ventaja sobre sus compañeros de fuga.

Higuita, Woods, Cattaneo y Konrad se marcharon en su busca, pero la diferencia no bajó del minuto en la cima y todos se dieron cuenta que, salvo accidente, la etapa ya tenía ganador: Bauke Mollema.

Por detrás, el pelotón se lo tomó con calma y ni siquiera los equipos de los ciclistas que luchan por el podio trataron de reducir diferencias, salvo un tímido intento del Education First de Urán.

El domingo, el Tour afrontará la primera de las jornadas de alta montaña en los Pirineos, con una 15ª etapa de 191,3 km de recorrido entre Céret y Andorra la Vella y cuatro puertos de montaña, con el Col del Beixalis, un 'muro' de 6,4 km y 8,5% de desnivel medio que puede actuar como juez de la etapa, aunque después de coronarlo, los ciclistas aún tendrán 15 km de descenso hasta la capital andorrana, donde estará ubicada la meta.

mcd/gh

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario