AFP

Merkel promete continuidad en relaciones entre Alemania y Turquía en su última visita a Erdogan

La canciller alemana, Angela Merkel, prometió el sábado continuidad en las relaciones entre Alemania y Turquía, que incluyen cooperación y también críticas, en su viaje de despedida al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

La canciller alemana, Angela Merkel, prometió el sábado continuidad en las relaciones entre Alemania y Turquía, que incluyen cooperación y también críticas, en su viaje de despedida al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Merkel, que prosigue su gira de despedida tras 16 años en el poder, fue recibida en Tarabya, una espectacular residencia presidencial sobre el Bósforo en Estambul.

"A veces fui crítica ante los hechos que observamos en el ámbito de los derechos humanos y libertades individuales", reconoció en una rueda de prensa.

"La única cosa que puedo decirles es que seguirá así con el próximo gobierno alemán: la relación entre Turquía y Alemania continuará, con sus buenos y malos lados", aseguró.

Por su parte, el presidente Erdogan, que agradeció en dos ocasiones a su "querida amiga" Angela Merkel, expresó su preocupación ante lo que puede venir: "Nunca es fácil trabajar con una conciliación", como la que está en negociaciones en Alemania para la creación de un futuro gobierno.

En los 16 años en los que ha estado al frente de Alemania, y pese a fuertes divergencias a veces, incluso tensiones tras el intento de golpe de Estado de 2016 en Turquía, Merkel siempre ha intentado mantener la puerta abierta entre Berlín y Ankara, y ha velado para que Europa no cierre la suya a su gran vecino.

Alemania, donde viven unos tres millones de personas de origen turco según las últimas estimaciones oficiales, ha intervenido en múltiples ocasiones para defender a Ankara en momentos en que las relaciones con la Unión Europea (UE) se deterioraban.

Berlín tuvo un papel importante cuando se concluyó un acuerdo crucial sobre la migración en el que la UE propuso 6.000 millones de euros para que Turquía retuviera a los refugiados en su territorio, sin dejarlos avanzar hacia el oeste.

- "Guest-house" -

En este sentido, el presidente turco dijo el sábado que su país se había convertido en una "guest-house" (casa para huéspedes) para los refugiados, entre los que figuran más de 3,5 millones de sirios y 300.000 afganos.

La canciller saludó esta "tarea importante" y garantizó que "el apoyo europeo a Turquía continuará". "Porque queremos poner fin al tráfico de seres humanos, el apoyo de la UE es necesario: ya pagamos 4.500 millones de euros de los 6.000 millones" acordados, dijo.

La relación especial entre Alemania y Turquía, muy dependiente de la personalidad de Merkel y de su peso en la escena europea, se verá probablemente afectada con el nuevo Ejecutivo en Berlín, considera Günter Seufert, investigador del Instituto alemán de Asuntos Internacionales y de Seguridad.

Ambos dirigentes mantenían "relaciones personales difíciles sobre muchos puntos pero siempre consiguieron salvaguardar una atmósfera de cooperación y trabajo. Alemania nunca cerró la puerta y siempre dejó un canal abierto", explica a la AFP este experto.

Gracias a ella, recalca, las relaciones han sido mucho mejor con Berlín que con Washington o París.

Pero el futuro será más complicado, especialmente sobre el tema de la gestión de la migración, vaticina Seufert: "Sea quien sea el nuevo canciller, no tendrá en la escena europea el mismo peso ni la autoridad de Angela Merkel; le será mucho más difícil coordinar la política europea como ella lo hacía".

fo-ach/mba/es/eg

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario