Política Masonería

Masonería triplicó sus miembros en los últimos 15 años, señala un nuevo libro

La organización tiene ingresos anuales por 1,5 millones de dólares, doce "La masonería uruguaya. Por qué (casi) todas las puertas conducen a esta logia"

En 2005, la Masonería contaba con 70 logias y 3.100 miembros activos. En 2020 pasó a tener 8.484 integrantes en 107 logias durante 2020.

En 1985 había 2.000 miembros distribuidos en 52 logias.

El crecimiento se ha dado por el ingreso de más gente joven y de diversos orígenes, y esto ha servido -entre otras cosas- a aumentar el patrimonio a la institución, señala el libro de Fernando Amado, publicado por Sudamericana y cuyos aspectos medulares son reproducidos por Búsqueda.

Amado fue diputado por el Partido Colorado y en las últimas elecciones hizo campaña por el Frente Amplio. Actualmente es director de Turismo en la intendencia de Montevideo liderada por Carolina Cosse.

No es la primera vez que investiga y escribe sobre la masonería. Ya lo hizo en "En penumbras" (2008) y "La masonería uruguaya. El fin de la discreción" (2011).

Según el investigador, la Masonería también ha mejorado "el nivel de retención" de los "hermanos" que se inician en la actividad. Una mayoría permanece, participa de las tenidas, sumando méritos para pasar de aprendiz masón, a compañero masón, con el objetivo de llegar a ser maestro masón.

Hasta hace 15 años, solo el 65% se mantenían activos. Ahora es del 100%.

La Masonería aprobó un nuevo reglamento de ingreso y un manual de captación y selección de "profanos". Las reformas -dice el informe- apunta a una mayor responsabilidad del "padrino", al que se sumó un "segundo padrino". Además, la propia logia debe hacer un seguimiento de la persona.

El autor del libro habló con "maestros masones" sobre la forma de ingresar a la orden y evitar las decepciones: "Se terminó aquello de que lo invito porque es amigo, o porque está pasando un mal momento o la masonería lo puede distraer, o porque puede conocer gente".

"Acá no hay Harry Potter, ni entras y al otro día, por ser masón, asciendes cinco posiciones en tu trabajo (...). Acá lo que tienes es una herramienta, un camino iniciático para trabajar, a través de los rituales, tu mente y tu alma para ser mejor persona. Lo demás es fantasía".

Además, las nuevas incorporaciones bajaron el promedio de edad. Hace dos décadas estaba por encima de los 60 años, y ahora se aproxima a los 44 años.

El 65% tiene menos de 60 años y entre el restante 35% una amplia mayoría tiene menos de 50.

Muchas personalidades históricas del Uruguay han sido masones. Nueve han sido presidentes: Manuel Oribe, Juan Francisco Giró, Gabriel Pereira, Atanasio Aguirre, Francisco Vidal, Feliciano Viera, Gabriel Terra, Tomás Berreta y Tabaré Vázquez.

En el actual gobierno la vicepresidenta Beatriz Argimón y la senadora Gloria Rodríguez integran la Gran Loga Femenina del Uruguay.

También son masones los senadores Tabaré Viera (Partido Colorado) y Sergio Botana (Partido Nacional). Entre los diputados figuran los colorados Ope Pasquet, Marne Osorio Osorio y Felipe Schipani.

Otras personalidades políticas que integran la Masonería son los subsecretarios Walter Verry (Industria, Partido Colorado), Tabaré Hackembruch (Medio Ambiente, Partido Colorado), el intendente Enrique Antía (Partido Nacional), Juan Curbelo (Presidente de la ANP), Max Sapolinsky (Director del BROU), Gerardo Sotelo (director del Servicio de Comunicación Audiovisual Nacional (Secan).

El autor establece que otro destacado miembro es el fiscal de Corte, Jorge Díaz.

Un dato relevante por ser parte de un hecho reciente es que la Gran Logia quedó molesta con el ministro del Interior Jorge Larrañaga por la salida de uno de sus miembros, el jefe de Policía de Montevideo, Erode Ruíz, considerado un "masón que tiene trayectoria y ascendencia dentro de sus camaradas"

LA SALUD, EL PERIODISMO, EL FÚTBOL

En el libro se analiza los vínculos con la izquierda de la masonería. Por ejemplo, el fallecido dirigente frenteamplista Helios Sarthou (encabezó la Lista 609 en 1994) integró la organización.

En libros anteriores, Amado abordó el crecimiento de la masonería en las Fuerzas Armadas, en particular durante los gobiernos de Tabaré Vázquez.

En este último libro respalda con información la destaca participación de médicos en la Gran Logia como Marcos Carámbula, el exdirector del Maciel y excandidato a la Intendencia, Álvaro Villar, y el director del Hospital de Tacuarembó, Ciro Ferreira.

Entre otros datos se menciona que también dentro del ámbito de la salud que un conocido sindicalista es "hermano". Se trata de Jorge "Fogata" bermúdez, dirigente comunista de la Federación de la Salud.

En el mundo del fútbol aparecen los nombres de Gastón Tealdi (Peñarol), Ignacio Ruglio (Peñarol), el médico Ney Castillo (Defensor(, Oscar Curuchet (Danubio) y el periodista José María Goicochea (Fénix).

Entre los periodistas, se menciona los nombres de Fabián Cardozo (presidente de la Asociación de la Prensa), a Alfredo Etchandy, Jaime Clara, el humorista y empresario Ramiro Rodríguez Villamil, el conductor de TV y el analista de carnaval Marcelo Fernández , así como el fallecido director de Búsqueda, Claudio Paolillo. También se recuerda que dos masones, Yuri Gramajo y Guillermo Enríquez, condujeron juntos por VTV el programa "Gente de Palabra"

Temas

Dejá tu comentario