Nacional

Marihuana: 10 cabos sueltos que el gobierno deberá aclarar

¿Habrá internación compulsiva o no?  ¿Cómo se controlará el "mercado negro? ¿Cultivará el Estado o serán privados? Muchas preguntas en la nebulosa


El gobierno presentó el documento "Estrategia por la paz y la convivencia" que contiene quince medidas para combatir la inseguridad.

Entre esas medidas se incluyen medidas legislativas y privativas del Poder Ejecutivo. Algunas apuntan a agravar las penas para menores infractores y otras a controlar el supuesto efecto reproductor de la violencia que generan los medios electrónicos al difundir imágenes de delitos en horario de protección al menor. 

Quizás la más llamativa es una medida lindante entre la seguridad y la salud pública. El aumento de los consumidores problemáticos de pasta base desde el ingreso de la droga al país es un hecho. A esto el gobierno le ha atribuido un valor negativo adicional: el diagnóstico sostiene que el aumento de los delitos violentos se debe al crecimiento de la demanda. 

Legalizar la venta de marihuana a través del control estatal ha sido un anuncio que recorrió el mundo y generó un impacto que incluso trascendió el cometido original del proyecto. Según han explicado las autoridades, la idea es darle una opción "menos dañina" a los usuarios de pasta base, una droga con efecto relajante.

La teoría de "reducción del daño" genera polémica entre los expertos en tratamiento de adicciones. ¿Puede la marihuana jugar un efecto real y positivo entre los adictos a la pasta base? ¿En qué estudios se basa el gobierno para establecer un compromiso de ese alcance para el Estado?

Ayer el periodista Gabriel Pereyra en el diario El Observador informó que la Junta Nacional de Drogas y la Brigada Antinarcóticos, entre otros actores de primer nivel del Estado, no fueron consultados por la gabinete de seguridad antes de lanzar esta idea. 

La falta de cohesión en la presentación del plan se hace evidente con el correr de las horas. Aquí van algunos puntos que están lejos de aclararse dadas las contradicciones de los protagonistas.

 

1) Optimistas versus Pesimistas. Al presentar el documento "Estrategia por la vida y la convivencia", el secretario de PresidenciaAlberto Breccia dijo ser "pesimista" respecto a la receptividad del paquete de medidas. Minutos después, el ministro del Interior EduardoBonomi lo contradijo asegurando ser optimista. De todos modos, le comentó a Subrayado que, sin embargo, no es optimista en cuanto a que la medida permita combatir el gran narcotráfico.

 

2) Registro. El registro de fumadores de marihuana fue presentado en la misma conferencia de prensa como parte del control que ejercerá el Estado. Allí, el encargado de presentar el proyecto, el ministro de Defensa Eleuterio Fernández Huidobro, dijo no estar de acuerdo por tratarse de una idea "fascista".

 

3) Trazabilidad. Cada usuario del servicio deberá presentar cédula para retirar los cigarros. Los mismos contarán con la posibilidad de ser rastreados para evitar la especulación y el mercado negro. "Los cigarros tendrán control digital, siendo posible rastrear su origen por medio de una muestra química", explicó el presidente José Mujica al diario O Globo de Brasil.  Esto haría innecesaria otra idea divulgada por el gobierno en el mismo sentido: para acceder a una nueva dosis, los usuarios deberán entregar las colillas para probar que fumaron su "paquete"

 

4) Tope de consumo. Los 40 cigarrillos mensuales propuestos como el máximo a  entregar por parte del Estado a cada fumador, es una medida cuyo alcance no fue suficientemente explicado en cuando a sus criterios. Pero hoy el diario UNoticias publica, de fuentes del Ministerio del Interior, que se está reformulando el proyecto y que la idea sería no topear el consumo para evitar el "mercado paralelo".

 

5) Internación compulsiva. El presidente José Mujica confirmó ayer desde Brasil que la internación de los adictos a la pasta base será "compulsiva". Pero en la conferencia de prensa desarrollada por el Gabinete de Seguridad, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Olesker, señaló que la internación no sería por la fuerza. En el mismo sentido opinó Julio Calzada, secretario general de la Junta Nacional de Drogas.

 

6) Consumidores de cannabis. Julio Calzada estimó que los consumidores de cannabis son unos 75.000. El ministro de Defensa EleuterioFernández Huidobro, aseguró que el universo total es de 300.000.

 

7) Cultivo. En conferencia de prensa, el gobierno anunció que el Estado producirá marihuana en plantaciones propias y se encargará de su comercialización regulada. Esto, dijo el ministro Fernández Huidobro, para combatir el narcotráfico. El titular de Defensa aseguró que enUruguay el tráfico de marihuana representa un negocio de US$ 75 millones al año. Ayer, el secretario de Presidencia Alberto Breccia aclaró que el Estado buscará el mejor postor y que se acudirá a plantaciones de privados.

 

8) Internacionalidad. El gabinete de seguridad en pleno defendió la idea de la legalización como una "bandera de política internacional" del país. La propuesta ya dio sus primeras señales negativas. El presidente colombiano Juan Manuel Santos cuestionó la decisión inconsultaque afectará a su país, que sufre desde hace 40 años el  grave problema del narcotráfico.

La "decisión unilateral" sobre el tema de las drogas, como la que espera tomar Uruguay de legalizar la marihuana, crearía "distorsiones" en la región, estimó Santos, que insistió en buscar un "enfoque común" al problema.

El ministro del Interior de Venezuela calificó de "tramposa" la medida. El mensaje chavista repicó ayer en la prensa internacional, en función de los fuertes vínculos de amistad entre Mujica y el coronel bolivariano.

Por ahora la única felicitación llegó a través de Otto Pérez, presidente de Guatemala, un militar de derecha entrenado en contrainsurgencia.

9) Control de medios. Entre las medidas planteadas por el gobierno contra la inseguridad, está la de incluir a los informativos y programas periodísticos en el horario de protección al menor. Se supone que el Inau controlará el cumplimiento, aunque jerarcas del organismo ya advirtieron que no tienen recursos humanos para hacerlo exhaustivamente. 

10) Tabaco. El gobierno de Tabaré Vázquez inició una intensa campaña contra el tabaco, que dio sus resultados. La interrogante es si en la venta de marihuana también se realizarán advertencias sobre los efectos perjudiciales a la salud. El psiquiatra Freddy Da Silva, director m&ea

Dejá tu comentario