AFP

Manifestación antigubernamental en Jartum (AFP)

Cientos de sudaneses exigieron este sábado en Jartum la caída del gobierno que supuestamente debía conducir al país a sus primeras elecciones después de 30 años de dictadura, acusándolo de haber "fracasado" frente al estancamiento político y económico, constataron periodistas de la AFP.

Cientos de sudaneses exigieron este sábado en Jartum la caída del gobierno que supuestamente debía conducir al país a sus primeras elecciones después de 30 años de dictadura, acusándolo de haber "fracasado" frente al estancamiento político y económico, constataron periodistas de la AFP.

Frente al palacio presidencial de la capital, que acoge a las autoridades de transición, Yahya Mohiedin, agitaba un cartel pidiendo "la destitución del gobierno", dirigido por el tecnócrata Abdalá Hamdok desde la caída de Omar al Bashir en 2019.

"Necesitamos un gobierno que incluya a todas las fuerzas revolucionarias", aseguró a la AFP, en un momento en el que la unión de los civiles y los militares de la "revolución" de 2019 parece haber saltado por los aires.

El viernes por la noche, casi un mes después de un golpe de Estado fallido, el primer ministro Abdalá Hamdok denunció las "profundas divisiones" entre civiles y militares y en el seno de cada uno de estos dos bloques. También dijo que la transición atravesaba su crisis "más peligrosa", que amenaza el camino hacia la democracia.

De hecho el sábado la manifestación antigubernamental estaba convocada por una facción sediciosa de las Fuerzas por la Libertad y el Cambio (FLC, coalición civil de la "revolución") encabezada por dos ex líderes rebeldes, incluido el ministro de Finanzas de Hamdok.

"Necesitamos un gobierno militar, el gabinete actual ha fallado y solo el ejército puede aportarnos justicia e igualdad", declaró el manifestante Abud Ahmed, un agricultor.

A su alrededor llegaban camionetas llenas de manifestantes. Algunos gritaban "Un ejército, un pueblo".

"No hay ninguna estabilidad y la vida es demasiado cara", insiste el hombre de 50 años, cuyo país, uno de los más pobres del mundo, sufre una inflación de alrededor del 400% y está sometido a medidas de austeridad decretadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los adversarios de los manifestantes del sábado los consideran simpatizantes del antiguo régimen derrocado.

Los partidarios de un traspaso del poder a los civiles han convocado "una manifestación de un millón de personas" para el jueves.

mz/sbh/hha/awa/erl/eg

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario