PolicialesCanelones | trata de personas | explotación sexual infantil

Madre e hija a prisión por explotación sexual y laboral de una joven desde los 14 años

Una maestra y la psicóloga del CAIF a donde concurrían los niños denunciaron la situación,

La Fiscalía de Las Piedras solicitó la prisión preventiva de una mujer y su hija por 180 días, por un delito de trata de personas con fines de explotación sexual y laboral en Canelones.

La investigación, que comenzó en setiembre del año pasado a cargo de la fiscal Silvia Blanc, demostró que la madre le dio acogida y captó a una joven de 14 años con un claro destino de explotación sexual y laboral.

Cuando la víctima tenía 14 años su vecina la invitó a vivir con ella y su familia. A poco tiempo de iniciada la convivencia, la joven fue obligada a ocuparse de los quehaceres de la casa, con jornadas que comenzaban a las 5 de la mañana y hasta la 1 de la madrugada del día siguiente.

Un plato de comida por día era lo único que la víctima recibía como pago. Prácticamente a diario, la mujer la castigaba físicamente con golpes de puño, palos y arañazos en la cara.

Luego, la familia se mudó a una quinta en Canelón Chico. En ese entonces, la joven tenía 16 años y además de las tareas del hogar, debía alimentar y limpiar los cerdos que la mujer criaba.

Vecinos afirmaron ante la fiscal Mirna Busich que era común ver a la joven en invierno, descalza y sin la ropa adecuada trabajando a la intemperie.

La adolescente se encontraba en régimen de esclavitud. No recibía salario por su labor, ni le compraban ropa, usaba la que descartaban las otras jóvenes de la familia, y muchas veces la comida que le daban eran las sobras.

La mujer comenzó a recibir dinero de los empleados del establecimiento rural para mantener relaciones sexuales con la menor. Es ahí que la joven quedó embarazada de dos bebés, y cuya paternidad se desconoce.

Pasó el tiempo, y el destrato hacia la menor siguió, a punto de no permitirle amamantar a sus hijos ni ejercer la maternidad de forma debida. Tampoco la dejaban ir sola a los controles pediátricos para que no contara la situación de padecimiento que vivía.

En marzo del año pasado, la hija de la mujer comenzó a llevar a la víctima para que se prostituyera, inclusive mandó imprimir tarjetas personales con los datos de la joven para que así pudiera obtener más clientes.

Las otras meretrices que trabajaban en la misma zona la veían llegar golpeada, con hematomas, la cara rasgada y llorando. Las dos imputadas la observaban desde lejos y la llamaban, amenazándola con golpear a sus hijos si no llevaba dinero a la casa.

En agosto de 2018, la joven -con la ayuda de un cliente- logró escapar con sus hijos de la casa en la que vivía. Con los niños descalzos y sin abrigo llegó al domicilio de una prima. Al día siguiente, las imputadas intentaron llevarse a los pequeños, pero familiares y vecinos se lo impidieron.

Una maestra y la psicóloga del CAIF a donde concurrían los niños denunciaron la situación, intervino Policía Comunitaria y se dio inicio al protocolo de protección a las víctimas.

SEGUIMIENTO EXPLOTACION

La joven presenta baja autoestima, amnesia disociativa como mecanismo de sobrevivencia, padece heteroagresividad, y naturalizó la violencia como forma de relacionarse, determinaron las pericias realizadas por el Instituto Técnico Forense.

El informe del ITF concluye que la víctima fue engañada, según sus propias palabras: “me endulzo, me decía quedate con nosotros, jugas con las gurisas...”.

“La víctima presenta trastornos del comportamiento, es impulsiva, tiene déficit de control de impulsos, y sufre de estrés postraumático entre otros problemas de salud mental. Los indicadores físicos y psicológicos se corresponden con su relato conforme a los informes de los peritos intervinientes”, afirma la fiscal en su pedido de formalización.

Finalmente, la Justicia otorgó 150 días de prisión preventiva para las dos mujeres.

Dejá tu comentario