AFP

Los hermanos judocas Abe buscan el mismo día de gloria en Tokio-2020

En Japón, la familia Abe, con los hermanos Uta e Hifumi, es muy conocida por sus proezas en el judo y si bien obviamente ellos no son adversarios en los tatamis, su sana rivalidad podría llevarlos a la gloria olímpica el mismo día en los Juegos de Tokio-2020.

En Japón, la familia Abe, con los hermanos Uta e Hifumi, es muy conocida por sus proezas en el judo y si bien obviamente ellos no son adversarios en los tatamis, su sana rivalidad podría llevarlos a la gloria olímpica el mismo día en los Juegos de Tokio-2020.

El 25 de julio en el mítico Nippon Budokan, Uta, doble campeona mundial, abrirá las hostilidades en la categoría -52 kg. Hifumi, también doble campeón mundial, lanzará el juego entre los -66 kg.

Y quién sabe si ellos habrían tenido esta misma carrera individual sin el entorno familiar y el mutuo apoyo constante que se han dado a lo largo de todos estos años.

"Nos alentamos permanentemente. Y si bien no nos hablamos directamente, podemos sentirlo sin utilizar las palabras", explicaba recientemente Uta.

Fue Hufumi quien se apasionó primero por los tatamis, cuando apenas tenía seis años, pero poco tiempo después le siguió sus pasos su hermana menor de tres.

- Papá los quería pianistas -

Sin embargo, el judo no era algo simple para encarar para ellos, pues su padre Koji, bombero profesional, los veía más bien tocando el piano.

Pero la pequeña Uta tenía una determinación especial por el judo y enseguida mostró sus cualidades y su progenitor vaticinaba más futuro para ella que para su hermano, más allá de que ambos dominaban regularmente a sus contrincantes en las categorías juveniles.

Pero cuando pasaran a la categoría adultos, en 2017, Hifumi gana su primer título mundial, mostrando que su padre estaba equivocado en los pronósticos. Al año siguiente, Hifumi conserva la corona, pero su hermana también logra el título, volviendo la familia a Japón desde Bakú con dos doradas.

"Mi objetivo en Bakú, más que obtener un segundo título mundial consecutivo, era que los dos ganáramos, hermano y hermana", había confesado Hifumi al momento de la doble consagración.

"Cuando mi hermana ganó, me subí al tatami para la final incluso más motivado", recordaba el judoca.

Desgraciadamente para ellos, en el Mundial de 2019, Hifumi tuvo que conformarse con la medalla de bronce, al tiempo que su hermana se quedaba con el oro.

Ahora es el turno de los Juegos Olímpicos y en su propia tierra, donde quieren volver a repetir ese doblete dorado familiar, más allá de que Uta pareciera contar con más potencial que su hermano, dado que Hifumi tuvo que clasificarse a través de una repesca a Tokio-2020 con un combate inaudito de 24 minutos contra el campeón mundial Joshiro Maruyama, en diciembre pasado.

Tras pasar años a la sombra de su hermano, ahora la que brilla es Uta, con un récord de 48 victorias consecutivas contra adversarias no japonesas.

Sin embargo, ella no olvida la importancia de su hermano, quien la ha empujado siempre hacia adelante. "No podría haber logrado todo esto sin mi hermano mayor. Ni siquiera sé si podría haber comenzado el judo sin él", comenta con gran reconocimiento a su mayor.

Ambos se concentran estos días en el doble sueño olímpico: oro el mismo día de gloria. Como lo anticipó Hifumi con un posteo en el último Año Nuevo, que lanzó en redes sociales: "En 2021, hermano y hermana, los dos vamos a ganar la medalla de oro en los Juegos de Tokio".

amk/sah/ep/gv/psr

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario