SociedadCOMCAR | Santiago Vázquez | motín

Los cabecillas del motín en Santiago Vázquez son homicidas y rapiñeros con largas penas

Dos de ellos habían participado en motines; el otro asesinó a su pareja en una visita conyugal. En las últimas horas la fiscalía indagó a involucrados.

El motín se originó próximo a las 3 de la mañana en el Módulo 12 de Santiago Vázquez, luego de que tres reclusos intentaran escapar de la cárcel sin éxito.

Militares de la guardia perimetral evitaron la fuga y fue en ese momento que los tres presos accedieron a una zona inhabilitada para ellos. Por una ventana ingresaron al sector donde estaban los tres policías de la guardia, los desarmaron y les colocaron esposas y grilletes.

Posteriormente tomaron el módulo 12, un área de máxima seguridad donde están recluidos más de treinta delincuentes.

Además de los policías, los cabecillas tomaron como rehén a uno de los presos, hijo de un hombre que tiene parte en un ómnibus de Cutcsa por el cual pedían un rescate de 150 mil pesos.

Los reclusos pensaron que el joven era hijo del vicepresidente de la empresa.

Los jerarcas penitenciarios iniciaron las negociaciones para desactivar la toma, los diálogos se hicieron a través de los handys que le quitaron a los policías.

Los audios se viralizaron rápidamente en redes sociales al igual que las fotografías que los propios presos se tomaron apuntando a los policías con las armas no letales y cortes carcelarios.

Los presos reclamaban mejores condiciones de reclusión, comida y más tiempo para las visitas.

Luego de 10 horas se llegó a un acuerdo y nadie resultó lastimado. La fiscal Diana Salvo estuvo presente en la liberación de los rehenes y del módulo, que registró destrozos varios, sobre todo en mobiliario y tecnología.

En las últimas horas, Salvo indagó al director de la cárcel, al director del INR, a los militares de la Guardia penitenciaria que evitaron la fuga, a los tres policías tomados como rehenes y al padre del recluso por el cual pedían dinero bajo amenaza de lastimarlo.

El hombre no llegó a pagar nada, puesto que esa fue la recomendación de los negociadores.

Además de la investigación que lleva a cabo la fiscalía, el ministerio del interior le encomendó a la dirección de información e inteligencia que iniciara una indagatoria pararela para llegar a la razón que dio origen al conflicto.

PERFILES AMOTINADOS

Los tres reclusos que lideraron el motín en el módulo 12 del ex Comcar son homicidas y rapiñeros que tienen prolongadas penas por delante.

En ese sector de máxima seguridad están recluidos peligrosos delincuentes que cumplen penas por rapiñas y homicidios. Allí se gestó el motín el día viernes que involucró a treinta y tres reclusos.

“Matar a un policía no nos hace nada”, repetían todo el tiempo durante las negociaciones

Uno de los cabecillas ya había liderado otro intento de fuga y motín con rehenes en esa misma cárcel en el año 2011.

En aquella oportunidad el recluso tomó el volante de un camión y destrozó el portón del ex Comcar junto a otros tres presos, lograron salir, pero fueron recapturados.

Cinco policías fueron desarmados y tomados como rehenes ese día.

Otro líder del motín del viernes es un doble homicida que tiene una pena pendiente hasta 2042, cometió los crímenes durante otro motín en el penal de libertad.

El tercero, apodado “El Tatita”, asesinó a su pareja durante una visita conyugal en el penal, informaron a Subrayado fuentes de la investigación.

Estaba preso por rapiña y en enero de 2017 estranguló a su mujer en el baño de la cárcel.

Se trata de personas extremadamente peligrosas que perdieron el respeto por la vida humana y están dispuestos a todo.

“Matar a un policía no les hacía nada”, explicó la fiscal del caso, Diana Salvo y ellos mismos lo manifestaban en las comunicaciones que hacían durante la negociación.

Finalmente, estos y otros presos que participaron del motín fueron trasladados al Penal de Libertad y a la cárcel de Juan Soler, ambas en San José.

El resto fue reacomodado en otros módulos del mismo centro penitenciario.

Dejá tu comentario