Deportes

Liverpool hace historia al dar vuelta la semifinal ante Barcelona 4 a 0 (global 4-3)

El equipo de Klopp sorprendió a los culés, que nunca pudieron entrar en juego y se vieron superados durante todo el partido.

Liverpool hizo historia este martes en su mítico estadio de Anfield al dar vuelta la semifinal ante Barcelona después der perder el partido de ida 3-0 en el Camp Nou.

La sorpresa fue mundial cuando Liverpool se puso 3 a 3, igualó la serie, y a los pocos minutos anotó el definitivo 4-3 con el que eliminó al equipo de Messi y clasificó a la final de la Liga de Campeones.

Sin dos de sus estrellas lesionadas, Mohamed Salah y Roberto Firmino, los goles llegaron por intermedio de Divock Origi (7’ y 79’) y del holandés Georginio Wijnaldum (54’ y 56’).

“You never walk alone”

El estadio de Anfield estaba lleno de hinchas que no dejaron solo a su equipo y fueron en busca de la hazaña, convencidos de que se podía, pese a que adelante estaba el equipo de Leo Messi y compañía.

Los jugadores del alemán Klopp también estaban convencidos de que se podía dar vuelta la serie y salieron desde el minuto uno a presionar bien arriba la salida del Barça, obligándolo a cometer errores que derivaron en el primer gol a los 6 minutos.

El local dominó todo el partido. Barcelona nunca entró en juego y Messi estaba desconectado de sus compañeros.

¿Luis Suárez? Siempre peleando y buscando su oportunidad, pero sin éxito. Esta vez no entró en juego con el 10 y Coutinho (la otra carta de gol) tampoco apareció.

Liverpool en cambio siguió presionando en toda la cancha, cada pelota, con hambre de gloria, con la convicción de que se podía.

Y llegó el segundo gol, a poco de comenzar el complemento, a los 54 minutos, y en seguida el 3-0. Las caras de los jugadores de Valverde lo decían todo. Incrédulo, parados con los brazos en jarra, veían cómo el rival los superaba y ellos no podían hacer nada para evitarlo.

Y a los 79 minutos llegó el golpe de gracia, otra vez Origi, que había marcado el camino al comienzo del partido, desató la locura de “los reds”.

Recién ahí Barcelona se enchufó y presionó y se tiró arriba del gol de la clasificación. Pero ya era tarde. Los minutos corrían y fiel a su estilo el Barça tocaba para los costados cuando no podía entrar al área rival, hasta que tiró un par de centros al vacío, sin resultado.

Los jugadores y el cuerpo técnico de Liverpool terminaron cantando, entre lágrimas, con su hinchada, el himno del club que vuelve a la final de Champions.

Dejá tu comentario