AFP

Las protestas continúan en islas francesas en el Caribe

Las islas francesas de Martinica y Guadalupe, en el Caribe, registraron de nuevo disturbios durante la noche que dejaron efectivos de las fuerzas de seguridad heridos, indicaron este miércoles las autoridades, en plena crisis social.

Las islas francesas de Martinica y Guadalupe, en el Caribe, registraron de nuevo disturbios durante la noche que dejaron efectivos de las fuerzas de seguridad heridos, indicaron este miércoles las autoridades, en plena crisis social.

La prefectura de Guadalupe, que prolongó el toque de queda nocturno hasta el sábado, anunció en la tarde cuatro detenciones en Basse-Terre y dos en Pointe-à-Pitre durante la noche anterior, así como un balance de dos gendarmes heridos leves.

El ministerio de Ultramar, Sébastien Lecornu, aseguró ante el Senado francés que aquellos que provocan disturbios y atacan a las fuerzas de seguridad "con munición real" no tienen nada que ver "con manifestantes o personas con reivindicaciones sanitarias".

La crisis en esta isla de las Antillas francesas comenzó a mediados de mes con una protesta contra la vacunación anticovid obligatoria para el personal sanitario y de cuidados, que desembocó en una crisis social más general.

Algunas carreteras amanecieron de nuevo con bloqueos en Guadalupe, pese a los esfuerzos de los gendarmes para despejarlas.

En Martinica, adonde se extendieron las protestas una semana después, cinco gendarmes y cuatro policías resultaron heridos en Fort-de-France durante la noche, indicó la gendarmería y el sindicato de policía.

"Dos individuos fueron detenidos en Schoelcher después que una banda que circulaba en moto disparara contra los gendarmes en un control", según la gendarmería. El sindicato policía informó por su parte de un tirador detenido.

Estos disturbios tuvieron lugar pese a que los sindicatos que llamaron a una huelga general para denunciar la vacunación obligatoria, así como el costo de la vida y de los combustibles, anunciaran un levantamiento de barricadas para intentar apaciguar la situación.

Tras una reunión del consejo de ministros, el portavoz del gobierno francés, Gabriel Attal, desde París cargó este miércoles contra una "minoría recalcitrante" y "violenta" que toma "toda una isla como rehén".

A principios de semana, el primer ministro francés, Jean Castex, anunció la creación de una "instancia de diálogo" para abordar la situación del personal sanitario reticente a vacunarse.

bur-etr/tjc/mb

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario