Nacional

Las luchas políticas en el FA detrás del caso Casinos

La denuncia por la que un fiscal pidió el procesamiento de Arana y Muñoz la inició el MPP. Fue en 2007 y es visto como primer round del mujiquismo vs el vazquismo.

 

La política y sobre todo las disputas internas dentro del Frente Amplio también están detrás del caso de los casinos municipales.

Más allá del rol que jugó la oposición señalando las irregularidades en la administración municipal de Montevideo durante el período 2000 - 2005, fue el Movimiento de Participación Popular (MPP) quien encendió la mecha que ahora termina explotando en la cara del ex intendente Mariano Arana, su secretaria general, María Julia Muñoz y el ex director de Promoción Económica, Alberto Rosselli.

Tanto es así, que este miércoles cuando se conoció el pedido de procesamiento del fiscal Diego Pérez y desde todos los sectores del Frente Amplio salieron a respaldar a los ex ministros de Salud y Vivienda (durante el gobierno de Tabaré Vázquez), desde el MPP prefirieron el silencio.

Consultados por Subrayado, la primera dama y senadora Lucía Topolansky y su colega Ernesto Agazzi no quisieron dar declaraciones sobre el tema.

 

HECHOS.  En el año 2005 el edil nacionalista Álvaro Viviano detectó las millonarias pérdidas y denunció el hecho en la Junta Departamental. El intendente Ricardo Ehrlich al principio no prestó atención al tema. De hecho no quiso iniciar auditorias, a diferencia de lo que hicieron los restantes siete jefes comunales frenteamplistas que asumieron en el interior.

Sin embargo, llegó un momento en que la presión política del MPP empezó a crecer. Por primera vez en lo que eran ya 20 años de gobierno frenteamplista en la capital, el sector entonces liderado por José Mujica asumió el control del Palacio Municipal y empezó a detectar desde adentro las irregularidades realizadas por el director Juan Carlos Bengoa en los Casinos Municipales.

Así fue que a finales de 2006 empezó una investigación administrativa, que terminó en febrero del año siguiente. El 10 de ese mes, el diario El Observador informó de la decisión del MPP de denunciar penalmente las irregularidades.

Esa decisión fue vista de inmediato como un ataque político a varios frentes. El primero y más evidente a Danilo Astori. Bengoa era mano derecha del entonces ministro de Economía, que salió a defenderlo con las dos manos, incluso luego de procesado con prisión.

El otro tiro por elevación que advirtieron en el Frente era más a largo plazo y más difícil de pegar. El destino, Tabaré Vázquez. Es que tanto Arana, pero sobre todo María Julia Muñoz, son del riñón del entonces presidente.

El golpe final llegó ahora, con el pedido de procesamiento de los ex ministros vazquistas. La duda que queda dentro de todo el sistema político es cuánto le pegará al ex presidente. 

Dejá tu comentario