RESUMEN

Las 10 claves del anteproyecto de la reforma jubilatoria

El aumento de la edad de jubilación, las excepciones, los nuevos trabajadores, el ahorro individual, el retiro de los militares, y la prestación universal.

29 de julio de 2022, 20:11hs

El Uruguay entra nuevamente en un debate sobre la reforma del régimen de seguridad social y el presidente Luis Lacalle Pou definió un anteproyecto de ley que está a consideración de los partidos políticos, antes de que sea enviado al Parlamento.

Veamos 10 claves de la reforma.

  • El sistema general de múltiples regímenes jubilatorios se considerará en uno solo. Hoy están el BPS (industria, comercio, civil, rural, docentes), la Caja Policial, el Servicio de Retiros Militares, la Notarial, la de Profesionales Universitarios y la Bancaria. Dentro de 20 años habrá un sistema previsional común a todas las “cajas”.

  • Este nuevo sistema común tendrá dos componentes: uno solidario (de reparto, como fue histórico hasta 1996) y otro de capitalización de ahorro individual (AFAP), para todos los sectores, lo que se aplicará a los nuevos trabajadores.

  • Todos los jubilados van a poder trabajar luego de retirarse, algo que hasta ahora solo podían hacer pocos. Eso será con un sistema especial.

  • Habrá incentivos a la generación de ahorros adicionales, para que el trabajador pueda mejorar su futura jubilación. Por ejemplo, que el descuento de dos puntos de IVA que se hace por el uso del débito podrán ir directamente a la cuenta de ahorro individual de la persona.

  • La edad requerida para jubilarse aumentará de 60 años a 65, pero en forma gradual. En 2035 se jubilaría la primera persona a la que se le exija haber cumplido 65 años.

  • La reforma abarca a quienes hayan nacido a partir de 1967 hacia adelante. Los que sean de antes de esa fecha se jubilarán con el sistema actual.

  • La edad de jubilación no aumenta para trabajadores de la construcción y del sector rural. Para ellos se mantiene en 60 años la edad para jubilarse por la naturaleza de la actividad.

  • Hay actividades que se consideran de exposición a riesgos o de exigencia física particulares que tendrán bonificaciones para el cómputo de edad.

    Los maestros mantienen su bonificación actual, a los cuales por cada 3 años trabajados se les reconocen 4 (3x4). Por Ejemplo: un maestro con 55 de edad y 30 de trabajo es como si tuviera 65 de edad y 40 de trabajo. Esos 10 años fictos se suman a la edad y tiempo de trabajo.

    Para los policías en funciones ejecutivas: hoy tienen una bonificación de 5x7 y configuran causal con 35 años de servicios. En el anteproyecto de reforma se propone cambiar la bonificación a 5x6 y configurar la causal con 30 años como todo el sistema.

    Para los militares hay dos modalidades de retiro, el obligatorio y el voluntario.

    a) El obligatorio es para personal militar propiamente, sin incluir a los servicios de apoyo o sanitarios. Las edades de retiro obligatorio, asociadas a exigencias físicas de la actividad, se suben hasta 5 años en relación con las de la reforma de 2018.

    b) Sigue la bonificación de servicios establecida en 2018, solo para el personal propiamente militar.

    c) Crean un régimen especial derivadas de incapacidad o fallecimiento en acto directo de servicio.

  • La exigencia de 65 años de edad no corre para los que tengan 40 años de trabajo o más. Esas podrán jubilarse a partir de 60 años.

  • La reforma establece una prestación universal para todas las personas mayores de 70 que no puedan configurar causal jubilatoria por falta de historia laboral, aportes, años de trabajo.

  • Dejá tu comentario