Política Lacalle Pou | Bella Unión

Lacalle Pou inaugura zafra de azúcar en Bella Unión, ciudad estratégica para el gobierno

La construcción de un puente con Monte Caseros de US$ 130 millones y compromiso personal con la mejora de los salarios de los "cañeros"

Este viernes 11 desde las 12:00 horas, el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, participa junto a autoridades nacionales y departamentales del inicio de la zafra de la cosecha de caña de azúcar. La actividad tiene lugar en la planta de ALUR, en Bella Unión, departamento de Artigas.

Además, en la jornada recorrerá plantaciones de caña de azúcar. Lo acompañarán el secretario de presidencia, Álvaro Delgado y algunos ministros del gabinete.

Es la segunda vez en su mandato que Lacalle Pou visita Bella Unión. La anterior fue en noviembre de 2020 cuando asumió funciones el alcalde blanco, William Cresseri, Allí estuvo también presente el intendente Caram.

"Estamos comprometidos con el presente y el futuro de Bella Unión", dijo Lacalle Pou en aquella oportunidad.

Cresseri es en sí mismo un producto de los cambios en el mapa político de Bella Unión, un dirigente que venía de ser alcalde de la ciudad por el Frente Amplio. Pasó al Partido Nacional descontento con la escasa conexión de los gobiernos frenteamplistas con el interior del país, según dijo.

Bella Unión ha sido un reducto en el que Frente Amplio tiene historia, sobre todo a partir de la presencia de los "cañeros" y el legado de Raúl Sendic, quien fuera abogado e ideólogo de las marchas hacia Montevideo en los años 60.

La presencia del Estado uruguayo ha sido estratégica para la localidad, en especial por el desarrollo de las plantaciones de azúcar a través de Alcoholes del Uruguay (ALUR), la subsidiaria de Ancap.

En marzo de 2021, el presidente recibió personalmente a una delegación de cañeros en medio de un conflicto con la Asociación de Plantadores de Caña del Norte de Uruguay (Apnur) y ALUR por el pago de la producción. El gobierno manifestó al gremio que era necesario un cambio de paramétrica para hacer rentable el negocio.

En particular, el gobierno y Ancap quieren reducir los costos de producir bioetanol en el esquema triangular entre empresarios, cañeros y ALU, que se encarga de su procesamiento.

Según publicó El Observador estuvo sobre la mesa fijar un precio único que incluyese el aumento de costo de la mano de obra, es decir un aumento salarial para los cañeros. Se planteó la necesidad de firmar un contrato a cinco años que garantice paz sindical.

ALUR -que financia el 68% de la zafra- propuso incluir cláusula de "incentivos para mejorar la eficiencia". La respuesta quedó en manos de los empresarios.

La negociación tuvo además un componente político fuerte, por la presencie en primera fila del cañero Sergio Pintado, de 44 años, que regresó a Bella Unión en 2014 y dos años después alcanzó la secretaría general de la Unión de Trabajadores Azucareros de Artigas (UTAA).

El clásico bastión del MPP quedó así bajo el liderazgo de un excomunista que se convirtió en adherente al Partido Nacional, quien regresó -segun conto en varias entrevistas- a la tradición familiar de sus padres, empleados en la estancia de los Gallinal.

En medio de la negociación Pintado criticó con dureza la posición de los 15 año de gobierno del Frente Amplio con Bella Unión y se expresó en forma contundente contra la campaña de firmas iniciada por el PIT-CNT contra la Ley de Urgente Consideración a efectos de llevarla a referéndum.

Dos semanas después de sus últimas apariciones públicas, Pintado renunció a su cargo, cuestionado por sus declaraciones inconsultas.

Según reveló Mate Amargo, el 12 de febrero se distanció del sindicato.

EL PUENTE CON MONTE CASEROS

El gobierno tiene además un proyecto en Bella Unión que forma parte de su plan de obras públicas a efectos de dinamizar la economía.

Lacalle Pou quiere retomar con fuerza la construcción de un puente que uniría la localidad artiguense con la argentina Monte Caseros. El costo es de 130 millones de dólares pero no hay una financiación establecida.

La Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) ya dio su aprobación al proyecto, pero necesita que el gobierno argentino acepte su parte de la financiación.

El presidente dijo en su visita de noviembre pasado que la infraestructura beneficiaría también a la Hidrovía, otro tema estratégico regional en el que Brasil está interesado. Según explicó, Jair Bolsonaro y dirigentes importantes de Rio Grande do Sul también están interesados en el que puente de Bella Unión se haga.

En 2015 se realizó una licitación para el estudio de prefactibilidad y la realización del proyecto ejecutivo. El consorcio de consultoras en ingeniería “Consorcio PI” presentó el proyecto en 2018.

En marzo hubo una reunión en la CARU. Las delegaciones d Uruguay y Argentina decidieron impulsar esta construcción.

El 28 de marzo el embajador uruguayo en Argentina, Carlos Enciso, dijo a El País que él se daría por satisfecho si, cuando termine el mandato de Luis Lacalle Pou, este puente está firmado, presupuestado, auditado y listo para empezar su construcción.

Dejá tu comentario