Política lavado de activos | Odebrecht | Panamá

La trama de lavado de activos y sobornos en Panamá por la que fue detenida una contadora

Maya Cikurel, de 47 años, debe esperar un máximo de 60 días para saber si será extraditada. La larga sombra del caso de sobornos de Odebrecht

La contadora detenida por Interpol niega que las empresas para las que ha trabajado tengan vínculo con la constructora brasileña Odebrecht, una corporación acusada de sobornar a varios gobiernos de América Latina.

Este viernes El País, Brecha, Caras & Caretas y El Observador abordan el tema e identifican a la detenida como Maya Cikurel, de 47 años.

Cikurel es la pareja del designado ministro de Educación, Pablo da Silveira.

La mujer se encuentra en prisión domiciliaria a la espera de una eventual extradición a Panamá, país que reclama su declaración en una causa de sobornos y lavado de activos vinculada al entorno del expresidente Ricardo Martinelli.

Fuentes del Ministerio Público de Panamá informaron a El Observador que la mujer está acusada por la fiscal panameña Tania Iskra Sterling Bernal por presuntamente cometer un delito de “blanqueo de capitales, vinculado a la empresa Odebrecht”

Panamá tiene 60 días para enviar el pedido de extradición.

La jueza María Helena Mainard, el fiscal Ricardo Lackner y el defensor de la detenida, el penalista Gonzalo Fernández. se pusieron de acuerdo en no enviar a la detenida a un establecimiento penitenciario.

La jueza Mainard explicó a El País que otorgó prisión domiciliaria a Cikurel porque se trata de una causa que tiene ya 8 años. La mujer es madre de 4 hijos, otro dato que incidió en la decisión.

La instancia del jueves fue para tratar aspectos formales de la detención. las cuestiones de fondo van a ser analizadas con la eventual extradición a Panamá.

Cikurel fue detenida debido a un alerta rojo de Interpol que estaba vigente desde abril de 2019 . Ella fue citada por la justicia panameña, pero no concurrió.

La captura ocurrió el miércoles 19 a las 10.30 horas. En el momento de su detención ella iba con Da Silveira hacia Buenos Aires y resultó detenida cuando embarcaba desde el puerto de Colonia.

Las empresas a las que representaba Cikurel son acusadas de pagar sobornos al entorno del expresdente de Panamá Ricardo Martinelli.

La investigación identifica transacciones cuyos destinatarios son Luis Enrique Martínelli Linares y Ricardo Martinelli Linares, hijos del expresidente.

Los giros se enfocan en las empresas inscriptas en Uruguay Kleinfeld Services Limited, Baxley Assets, Research Engineering and Development, y Sherkson International S.A.

Desde esas empresas se hicieron pagos ilícitos a cambio de obras vinculadas a Odebrecht.

La empresa Arcadex, con sede en Belice, era administrada por la División de Operaciones Estructuradas de la constructora. Según las investigaciones sobre Odebrecht era la gerencia encargada de los sobornos a gobiernos y partidos políticos en los distintos países.

Odebrecht depositaba en la cuenta de Arcadex el dinero y de allí era distribuido a un sinnúmero de empresas fantasmas de toda Latinoamérica, y de allí a iba a toda la red de corrupción.

Hay que recordar que el escándalo Odebrecht empezó en Brasil pero alcanzó a más de una docena de países, entre ellos Panamá.

En 2018 la causa cobró nuevo impulso en Uruguay pedido de Suiza. Ese país pidió colaboración para obtener la declaración de varias personas.

El fiscal de Crimen Organizado Luis Pacheco inició así una investigación en la que citó como indagada a Cikurel. Su nombre apareció entre los papeles de Arcadex Corporation y Odebrecht.

Brecha agrega hoy un nuevo elemento: por esta causa también fue interrogado Octavio Fernandes de Oliveira.

Este ingeniero brasileño es el propietario del estudio contable en el que trabajaba Cikurel: MVD Group Servicios Fiduciarios, especializado en planificación fiscal internacional y en estructuras financieras en materia de comercio internacional.

Ambos declararon que Odebrecht fue cliente del estudio, pero antes de que se descubriera el escándalo de corrupción. Y niegan tener vínculo con todo lo que vino después.

Fernandes de Oliveira -según Brecha- figura como director de tres empresas panameñas: Sadler Associates Corp., Gawley Commercial S.A. y Regenti Group Ltd, cuyo agente residente en Panamá era el Estudio Patton, Moreno y Asvatt.

De este bufete era socio Francisco Martinelli Patton, primo del expresidente investigado por corrupción.

Dentro de ese conglomerado de empresas, Cikurel figuraba como directora de Sadler Associates Corporation.

La justicia panameña intenta determinar cuál era su parte en el mecanismo.

Los hechos ilícitos investigados se cometieron entre el 1º de enero de 2009 y el 1º de mayo de 2012.

Precisamente que la contadora Cikurel haya sido ya indagada por el caso fue el argumento del penalista Gonzalo Fernández para pedirle a la jueza Mainard que no acceda a la extradicion solicitada por Panamá.

Por esta causa, dice El País, también estuvo investigado el empresario argentino Jorge "Corcho" Rodríguez, expareja de la conductora de TV, Susana Giménez.

Por el momento, Pacheco no encontró pruebas para procesar a nadie.

Se está a la espera de un informe de la Unidad de Información y Análisis Financiero del Banco Central.

EN PANAMÁ HAY DECENAS DE PERSONAS EN LA CÁRCEL

En Panamá, en cambio, hay más de 60 procesados por el caso llamado "Blue Apple" y Odebrecht, dos redes de coimas a funcionarios o personas cercanas al gobierno a cambio de concesión de obras públicas.

En 2017 Ricardo Alberto y Luis Enrique Martinelli Linares fueron detenidos en Coral Gables, Miami, cuando iban a abordar la embarcación "White Shark".

Por estos casos están procesadas 63 personas en Panamá, entre ellas los dos hijos varones del expresidente Martinelli.

El gobernante fue acusado en causas de corrupción de distinta índole: espionaje, uso de información privilegiada, sobrecostos en proyectos de alimentación para programas sociales, etcétera.

El grupo empresarial Martinelli es una verdadera potencia en Panamá. Son propietarios de Súper 99, una de las cadenas de supermercados más grandes del país.

Son principales accionistas en importadoras, medios de comunicación, industrias plásticas, fondos de inversión y azucareras.

Dejá tu comentario