AFP

La reforma del mercado de trabajo tensa la coalición de gobierno en España

La reforma del mercado de trabajo en España, que Madrid debe presentar antes de fin de año, provocó vivas tensiones en la coalición de izquierda en el gobierno, dividida sobre cómo reducir la precariedad y preservar el empleo.

La reforma del mercado de trabajo en España, que Madrid debe presentar antes de fin de año, provocó vivas tensiones en la coalición de izquierda en el gobierno, dividida sobre cómo reducir la precariedad y preservar el empleo.

¿Simples ajustes o una revisión total? A semanas de la fecha límite, persiste la incertidumbre sobre el alcance de la reforma, prevista en el acuerdo de gobierno firmado a fines de 2019 entre el Partido Socialista del presidente del gobierno, Pedro Sánchez, y su aliado de izquierda radical Podemos.

La iniciativa, que debe ser negociada con sindicatos y empresarios, busca desmontar la reforma laboral implementada en 2012 por el gobierno conservador de Mariano Rajoy, que buscó relanzar una economía española devastada por la crisis financiera de 2008.

Sus críticos estiman que dicha reforma disparó la precariedad laboral en el país con la mayor tasa de contratos temporales en Europa. Para sus defensores, fue clave para reducir el desempleo, que rozó el 27% en 2013 y actualmente se ubica en 16%.

El gobierno apuesta por revisar sus aspectos más controversiales, como la posibilidad del empleador de modificar unilateralmente el contrato de trabajo o la prioridad otorgada a los acuerdos de las empresas sobre los convenios colectivos, lo que según los antagonistas favoreció la baja de los salarios.

Pero el alcance de la reforma enfrenta a los socios de coalición.

Mientras que la ministra de Trabajo y líder de la izquierda radical, Yolanda Díaz, ha prometido una "auténtica revolución" en el mercado laboral, la vicepresidenta de Economía y antigua directora de presupuestos en la Comisión Europea, Nadia Calviño, se muestra más reticente, sin llegar a hablar de "derogación" de la anterior reforma.

- "A medida de la patronal" -

La patronal, que no oculta sus miedos frente al enfoque de Podemos que juzga "marxista", ha brindado su apoyo a Nadia Calviño.

Esto irritó más a Podemos, que reclamó a los socialistas una reunión urgente de la comisión que supervisa la implementación del pacto de coalición, pautada para la noche de este lunes.

"No vamos a permitir que Nadia Calviño haga una reforma laboral al servicio y a medida de la patronal", declaró Isabel Serra, portavoz de Podemos, tras un fin de semana de cruce de críticas entre los socios.

"Hay una parte del gobierno que no quiere que se cambie el modelo de relaciones laborales, es decir, que se mantenga el 'statu quo'", lanzó este lunes Yolanda Díaz, previsible candidata de Podemos en las próximas elecciones generales, que ha prometido cumplir "a pesar de todas las resistencias".

- Bruselas espera -

Para Antonio Barroso, analista del gabinete Teneo, el Partido Socialista "quiere una reforma más moderada, más en línea con lo que quiere Bruselas", pero derogar la reforma conservadora de 2012 es "una de las promesas estrella" de Podemos, quien teme que si no cumple "va a tener un efecto negativo en las urnas".

Pero si bien las tensiones son fuertes, "a ninguno de los dos miembros de la coalición le interesa que el gobierno caiga", en vista del avance de la derecha en los sondeos, subrayó Barroso.

El tiempo apremia: Bruselas espera antes de fin de año una reforma exigida a cambio del megaplan europeo de recuperación, del que Madrid es uno de los principales beneficiarios con 140.000 millones de euros (unos 162.700 millones de dólares).

"El mercado laboral ha sido tradicionalmente un problema en España, con muchas diferencias entre los trabajadores más protegidos y los que menos", estimó el domingo el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, de visita en Madrid esta semana.

"El camino elegido por España de negociar con los agentes sociales es una buena decisión. Pero esto no supone que las negociaciones estén abiertas 'sine die'. Pasado un tiempo el gobierno debe decidir", agregó en su entrevista con el diario El País.

Hablando el lunes en un foro económico, Pedro Sánchez aseguró que "todo el gobierno" está comprometido con la reforma. "Se hará en España como se hace en Europa: con diálogo social y vocación de consenso", subrayó.

vab-mg/du/mb

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario