TELEVISIÓN

La prueba del auto y el llanto desconsolado de Ariel tras la eliminación de Alexis en Gran Hermano

Este lunes, durante la gala de eliminación, Santiago del Moro visitó a los hermanitos para anunciarles una nueva prueba, así como dejarles una valija misteriosa. 

El lunes en Gran Hermano fue atípico: por un lado, se hizo la gala de eliminación que normalmente se celebra los domingos, por el otro, Santiago del Moro visitó la casa.

En la eliminación se fue Alexis, una semana después de que eliminaran a su novia, Coti, y tras ganarse, juntos, la antipatía del público que no amparó su forma de jugar,

Alexis (con el 56,19% de los votos) se fue en una placa que tras salvar a Agustín con el 15,8% de los votos, quedó cabeza a cabeza entre el cordobés y Ariel ( 43,81%).

Por su parte, Ariel no pudo contener el llanto (no se sabe si de alivio o por la tristeza) y estuvo unos cuantos minutos sentado en la mesa de la cocina, solo. Ninguno de los otros participantes le brindó contención.

Alexis salió bastante sonriente y afuera se reencontró con sus padres y hermana. Se notó la ausencia de Coti en el público.

La visita de Santiago del Moro sirvió como contención para los jugadores, que como en toda gala de eliminación tienen sus emociones a flor de piel.

El conductor no fue solo de visita, también les dejó una valija misteriosa que se abrirá solo cuando Gran Hermano de la orden y les contó sobre el desafío del auto.

Durante este martes, los participantes que llevan en la casa desde el inicio del programa (y no pasaron por repechaje) pueden ganarse un auto cero kilómetro y están todas las horas que el “Big” les diga tocando el vehículo.

En ese tiempo, no podrán comer ni ir al baño. Lo único habilitado es beber agua.

Una vez finalice el tiempo, los que lograron mantenerse hasta el final tocando el auto, deberán probar llaves: el que lo encienda, se lo queda.

Embed
Temas de la nota

Dejá tu comentario