La Policía golpeó a una joven tras la muerte de Sergio Lemos

Le dieron golpes en la cara y la nuca, e intentaron llevarla presa. Fue frente al centro hospitalario del Cerro, donde se entregó el cadáver del joven de Santa Catalina.

 

Poco después de que un Policía matara a Sergio Lemos en Santa Catalina, hubo más escenas de violencia entre agentes de Investigaciones de la seccional 19ª y un grupo de amigos de la víctima. Lorena Fagúndez, de 20 años, estaba entre las personas que fueron al centro coordinador de Cerro, adonde la Policía llevó a Lemos.

La joven conocía a Sergio del barrio y todavía no sabía si él estaba vivo o muerto. En caso que estuviera muerto, estaba dispuesta -como tantos otros- a exigir que los padres pudieran ver el cadáver. Cuando ella y otros llegaron había un cordón de la Guardia Republicana frente al centro de salud. También había uniformados y detectives de particular de la seccional 19º.

Una mujer -que nadie llegó a identificar- rompió un vidrio del local. Uno de los policías de particular se acercó adonde estaba Lorena y la golpeó en un ojo. Cuando caía, otro le pegó con un palo en la nuca. Lorena estaba desmayada. Pese a ello tres policías le seguían pegando en el piso, informa La Diaria.

En ese momento, una mujer embarazada atinó a tomarle los tobillos a Lorena. Les advirtió de su condición. “Mejor, un pichi menos”, dijo con sorna uno de los policías. Sin hacer caso a nada, la esposaron e intentaron llevarla presa. “Llevá esta perra al calabozo”, dijo otro de los funcionarios.

Esta denuncia fue presentada ante el Instituto Nacional de Derechos Humanos y es una de las muchas muestras de brutalidad policial que han vivido residentes en el barrio Santa Catalina en los últimos meses.

Por suerte para Lorena, una autoridad del centro de salud salió afuera y logró que los policías la soltaran para ser atendida. “Ahora es mi paciente”, dijo la profesional. Adentro le cosieron la nuca y fue derivada al Hospital Maciel. Cuando fue a presentar la denuncia el viernes último, Lorena todavía tenía señales de los serios traumatismos en el rostro y la cabeza. Todavía hoy siente mareos.

La denuncia fue a su vez presentada ante la jueza María Helena Maynard, la misma que falló en la muerte de Sergio Lemos.

Dejá tu comentario