InternacionalesDonald Trump | Santa Claus

La niña Collman Lloyd sigue creyendo en Papa Noel pese a la charla que tuvo con Donald Trump

El presidente estadounidense quiso disuadirla. Sin embargo, ella dejó galletas y leche, y al día siguiente estaban los regalos.

Collman Lloyd, de Lexington, Carolina del Sur, recibió la llamada de Navidad del presidente Donald Trump, una tradición de la Casa Blanca.

Por lo general estas intervenciones humanizan al presidente y mejoran su imagen público.

Pero ya se sabe que a Trump no le importa mucho lo que dicen los demás de él.

Así que cuando habló con Collman le tiró un clásico sablazo: "¿Todavía crees en Santa Claus?", preguntó Trump. Y agregó: "Porque a los 7 años de edad eso es marginal, ¿verdad?".

Ella simplemente respondió: "Sí creo, señor". Entonces, Trump se despidió diciendo: "Bueno, que lo disfrutes".

Embed

El video se hizo viral porque no hay nada que defina más a Trump que esta franca torpeza.

Por suerte, Collman Lloyd no reparó demasiado en la argumentación del presidente.

E incluso dijo que nunca antes había escuchado la palabra "marginal".

Collman había llamado el lunes al programa de rastreo de Santa del NORADpara verificar la ruta de entrega de regalos de Santa Claus.

NORAD es el North American Aerospace Defense Command, es decir el Mando Norteamericano de Defensa Aeroespacial.

En entrevista con el Post and Courier de Charleston, dijo que el científico que le respondió el teléfono en NORAD le preguntó a Collman si le gustaría hablar con el presidente.

El destinatario de la llamada del presidente se mantiene en reserva.

Pero la familia de la niña develó su identidad al publicar después un video de la llamada en YouTube.

Luego, Collman dijo al Post and Courier que ella, su hermana de 10 años y su hermano de 5 dejaron galletas y leche con chocolate para Santa.

En la mañana del domingo la comida ya no estaba y había regalos bajo el árbol.

Los comentarios de Trump hicieron que en las redes y algunos medios lo comparen con el "Grinch", un personaje de ficción que roba la Navidad.

Dejá tu comentario