PODCAST

La mujer de la casa abandonada: la terrible historia de la que habla todo Brasil

El podcast es auspiciado por el diario Folha de São Paulo. El hecho tuvo lugar en la capital económica del país norteño, en un barrio de ricos.

14 de julio de 2022, 17:36hs

La casa parece abandonada pero de repente, se asoma una mujer. Su rostro está pintado de blanco… es la terrible historia de la que habla todo Brasil. El podcast es auspiciado por el diario 'Folha de São Paulo'. El hecho tuvo lugar en la capital económica de Brasil, en el barrio de Higienópolis, de ricos. Casas ostentosas, mansiones, la crema de la crema pero, hay una que desentona… parece abandonada.

En la casa casi no se percibe movimiento pero de repente, una ventana se abre y aparece una mujer con la cara pintada de blanco; se llama Margarida Bonetti. Es una prófuga de la justicia de Estados Unidos, una mujer de la élite paulista, nieta de un barón e hija de un reconocido médico. Se casó con el ingenieroRené y juntos viajaron a EEUU en el año 1979 pero no fueron solos: llevaron con ellos a una empleada doméstica.

Con el paso del tiempo, los vecinos de René y Margarida empezaron a notar movimientos raros. Para la pareja, la empleada doméstica no es era empleada doméstica: era una esclava y así la trataban. No tenía derecho a salario ni a asistencia médica, dormía en el sótano de la casa y la familia cerraba con llave la heladera para que no pudiera comer.

Incluso Margarida solía golpear a la mujer con un zapato y arrojar agua caliente en la cara de su empleada. Esto sucedió casi por 20 años hasta que los vecinos denunciaron y entonces, empezó el juicio en EEUU. Margarida logró salir del país y volvió a Brasil. Su esposo se quedó en EEUU y fue a juicio, allí dijo: "no cabe la acusación de esclavitud hacia una tercera porque ella era como de la familia".

Estuvo seis años y medio en prisión y tuvo que pagar una indemnización. Hoy, René es un empresario exitoso en EEUU y Margarida se convirtió en 'a mulher da casa abandonada'.

Temas de la nota

Dejá tu comentario