AFP

La crisis política y la pandemia disparan la pobreza en Hong Kong

Hacinados en un estudio, "Rainbow" y su familia llegan a duras penas a fin de mes, como miles de hogares que han caído en la pobreza durante los últimos dos años, debido al impacto de la crisis política y de la pandemia.

Hacinados en un estudio, "Rainbow" y su familia llegan a duras penas a fin de mes, como miles de hogares que han caído en la pobreza durante los últimos dos años, debido al impacto de la crisis política y de la pandemia.

Hace un año que la mayor parte de los días el marido de "Rainbow" (apodo para preservar su identidad) vuelve al estudio de 26 metros cuadrados sin haber conseguido trabajar como electricista.

"Antes de la pandemia, solía trabajar de 20 a 25 días por mes. Y ahora solo cuatro o cinco días. Hubo un mes en el que no trabajó nada", lamenta esta mujer de 43 años.

Hong Kong es uno de los territorios más ricos del mundo, pero también uno de los más desiguales.

Su PIB per cápita es de unos 48.000 dólares estadounidenses (41.000 euros). Y después de un año de gasto público inusual debido a la pandemia, el gobierno local tiene reservas holgadas, de alrededor de 116.000 millones de dólares (98.500 millones de euros).

La ciudad de 7,5 millones de habitantes cuenta con unos 5.000 multimillonarios, una cifra que ha progresado 48% en cinco años, según el informe anual de riqueza de Knight Frank. Y 280.000 millonarios.

La fortuna de los ricos aumenta, pero la pobreza también.

En los últimos dos años, el número de hogares que ganan el equivalente a 1.170 dólares estadounidenses o menos por mes se ha duplicado hasta 149.000, según un estudio gubernamental reciente.

- Pocas ayudas sociales -

La familia de "Rainbow" es una de ellos pese a que hace tan sólo un año casi triplicabla los ingresos.

Consigue limitar los gastos de comida diarios al equivalente de 13 dólares (11 euros) y hace cuanto puede para que sus hijas de 4 y 18 años sigan comiendo de forma equilibrada. "Los adultos comemos comida enlatada y los niños, productos frescos", explica.

La excolonia británica se vio golpeada por la pandemia cuando la economía ya sufría una recesión debido a meses de crisis política y de manifestaciones multitudinarias en 2019.

Estas manifestaciones protestaban contra la cada vez mayor tutela china, pese al principio "Un país, dos sistemas", y contra el ejecutivo local -alineado con Pekín- por su incapacidad para frenar las desigualdades y resolver la crisis inmobiliaria que convierte a Hong Kong en una de las ciudades más caras del mundo para alojarse.

La progresión de la pobreza es alarmante en Hong Kong debido a la escasa magnitud de los subsidios sociales, afirma Lai Hiu-tung, de la oenegé Concern for Grassroots' Livelihood Alliance.

"La mayor parte de las ayudas son excepcionales y de corto plazo", explica.

- "Demasiados desempleados" -

Maggie, de 35 años, forma parte de los cientos de personas que dependían de la ayuda alimentaria distribuida dos veces por semana por la asociación de Lai.

Después de que se quedó embarazada por segunda vez no volvió a encontrar trabajo como vendedora y ya no tiene un salario fijo para mantener a sus dos hijas.

Su esposo, que también es vendedor, sufrió una caída del 30% en su sueldo por mes durante la pandemia.

"La política de su empresa ha cambiado y tiene muchas menos comisiones", añade.

El matrimonio pensó en la posibilidad de trabajar para plataformas de entrega de comida, pero hay mucha competencia. "Hay mucha gente desempleada, no eres el único que busca un segundo empleo".

La tasa de desempleo aumentó a principios de 2021 a lo más alto de los últimos 17 años para situarse en el 7,2%. Desde entonces ha retrocedido algo.

Los manifestantes acusan a la jefa del gobierno local, Carrie Lam, de hacer la vista gorda ante los apuros económicos de sus votantes y de centrarse en la represión de los opositores prodemocracia.

- "Desgraciada" -

Últimamente ha habido promociones entre los altos cargos de la seguridad. El exministro de Seguridad John Lee se ha convertido en asesor de Lam en un puesto que suele ocuparse de los problemas sociales.

Lam afirma que convertirá la vivienda en el tema central de su mandato, que termina el próximo verano.

El tiempo de espera para las viviendas sociales ronda los 5,8 años, o sea 12 meses más que cuando Lam llegó al poder.

La familia de "Rainbow" lleva siete años de espera y vive en una vivienda de transición.

Se considera afortunada porque antes su familia vivía en un cuchitril como los que se construyen ilegalmente en el tejado de los edificios.

"Duermo mal y me siento desgraciada" viendo cómo nuestros ahorros se van reduciendo, confiesa sin embargo. "Toda la gente está bajo presión".

yz/jta/jac/ybl/erl/mb

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario