Policialescaso Lola

Jueza fundamenta procesamiento del Cachila en que estuvo con Lola hasta que murió

Rossana Ortega sostiene en el auto de procesamiento que en el homicidio participó "más de un agresor".

La jueza de Rocha Rossana Ortega presentó este jueves de noche el auto de procesamiento de Ángel Moreira, alias “el Cachila”, como coautor del homicidio de Lola Chomnalez, la adolescente argentina asesinada el 28 de diciembre de 2014 en la playa de Valizas.

El auto de procesamiento permite conocer los fundamentos que esgrime la magistrada para enviar a prisión al “Cachila”.

Entre ellos, sostiene que el acusado estuvo con Lola hasta el momento en que murió y que incluso después le tomó el pulso para corroborar que había fallecido.

“El indagado estuvo con la víctima el día de los desgraciados hechos y en el lugar donde acontecieron, permaneciendo con ella hasta que dejó de existir, y verificando la inexistencia de signos de vida. Ello determinó que huyera del lugar”, dice el fallo judicial.

Ortega dice también que no es creíble la versión que da Moreira acerca de que Lola solo tuvo un desmayo y después murió.

Las pericias realizadas al cuerpo de Lola indican que fue golpeada en el rostro, que sufrió un corte en la zona del cuello y que fue apretada contra la arena, boca abajo, lo que terminó provocando su muerte al inhalar arena.

“Es decir que, a pesar de la versión endeble e ilógica de Moreira, lo cierto es que Lola cayó en la forma señalada por la prueba pericial, que le fueron provocadas heridas varias en cuello y brazos; y que asimismo existe prueba pericial sobre la actuación de más de un agresor”, escribió la jueza haciendo referencia a que en el homicidio participaron por lo menos dos personas.

“Es posible que el mecanismo de la muerte haya sido acaecido por doble mecanismo, la herida de cuello y aspiración de arena. La herida de cuello interesaría vaso superficial venoso el cual sangra más lentamente que vaso arterial y dilata un poco más el momento de muerte. Que haya habido resistencia y gritos, lo cual lleva a que la víctima sea reducida boca abajo durante su agonía contra la arena la cual aspira. Que los agresores hayan sido dos y las armas dos con diferentes filos”, agrega la magistrada.

“Es claro pues, que la causa de la muerte fue provocada porque la víctima fue sujetada contra el suelo aspirando y tragando arena, la que fue encontrada en sus vías aéreas, bronquios, tráquea y cavidad bucal, evidenciando que se intentó asfixiarla contra el suelo. Así, la explicación increíble que intenta brindar el indagado sobre un simple desmayo de Lola no se compadece ni con la lógica ni con el informativo probatorio reunido”, destaca en el auto de procesamiento.

“El indagado junto a otras personas -cuyas identidad o identidades se continuará investigando-, mantuvieron retenida a la jovencita en el lugar antedicho, donde le fueron provocadas heridas varias en el cuerpo, y finalmente la muerte, sujetándole la cabeza contra el suelo para tratar de asfixiarla. La joven intentó defenderse existiendo signos de ello, habiéndose recabado muestras de sangre, que bien pueden corresponder a otro copartícipe del crimen, y que si bien a la fecha no ha sido identificado, no enerva la responsabilidad de Moreira como coautor del hecho”, concluye la jueza Ortega.

Embed

vivoAbogada

Dejá tu comentario