ENTREVISTA CON SUBRAYADO

Juan Antonio Bayona sobre la tragedia de Los Andes: "Me di cuenta que había material, algo no se había contado todavía"

El pasado 25 de enero el director habló con Subrayado sobre la película, sus desafíos, las expectativas y el vínculo que se generó en el rodaje entre todo el equipo.

“Es una competencia muchas veces muy imprevisible. Entonces prefiero no pensar nunca mucho en las posibilidades de salir o no. Luego a medida que se acerca el momento te pones más nervioso y realmente todo el país está esperando poder salir y sientes esa responsabilidad”, expresó en diálogo con Subrayado.

Cuando conocieron las nominaciones a Mejor película extranjera y por mejor maquillaje y peluquería, hubo felicidad, alegría. “También por toda la gente que nos apoyó en Uruguay. Los supervivientes, las familias de los fallecidos. Toda la gente que nos dio su historia para que nosotros pudiéramos contarla”, agregó Bayona.

Sobre su vínculo con la historia, contó que “siempre ha estado ahí”, en su casa, y que cuando se encontró con el libro de Pablo Vierci, mientras preparaba su película “Lo imposible” (2012), vio que allí había material para contar.

Eligiendo a Numa, Bayona quiso “recuperar la memoria de los que no volvieron”.

“Tomar a alguien que hasta el momento había sido un figurante, al fondo del plano, y ponerlo en el centro del relato era una declaración de intenciones. Pongo en el centro del relato a un futbolista. Quería romper esa idea de que era un avión de jugadores de rugby porque habían 45 pasajeros y no todos jugaban al rugby”, explicó.

Al contar la historia, “tampoco quise caer en esa idea que parece un poco simplista de reducir la supervivencia a la organización del rugby. Aunque creo que sí, fue una parte importante, pero tampoco el motivo más decisivo”.

El guión le dio un lugar importante al aspecto espiritual, un elemento que Bayona encontró presente en el libro de Vierci.

“Una vez tomamos esa decisión parecía que era la opción obligada. Fuimos hasta Uruguay, nos sentamos con las familias de los fallecidos. El hecho de tener a uno de los fallecidos vertebrando el relato suponía una gran deferencia y el hecho de que hayamos viajado hasta Montevideo, ir a verlos, para ellos fue muy importante”, expresó el cineasta español.

La búsqueda del elenco se nutrió de la conversación con los familiares, amigos y los supervivientes, así como del libro de Vierci.

“Buscaba hechos de la persona, del actor, que me recordaran al personaje”, contó.

En el comienzo del rodaje, tanto Bayona como parte de los actores estaban con covid. Eso, si bien fue una dificultad, el director lo consideró algo bueno “porque después estaban todos los actores inmunizados”.

“Los retos siempre vinieron más por las condiciones tan complicadas de rodaje. Yo recuerdo levantarme un día por la mañana y ver la montaña naranja, que parecía el desierto del Sahara porque había caído una tormenta de arena proveniente del desierto y había dejado la montaña teñida y no podíamos rodar en la montaña”, relató.

Algo similar les ocurrió cuando debieron filmar la secuencia en la que Roberto Canessa y Fernando Parrado se encuentran con el arriero. “Ese día nos levantamos por la mañana en Chile y estaba todo nevado”, y ellos lo necesitaban despejado, afirmó.

“Es una película de seres ordinarios haciendo cosas extraordinarias”, dijo, citando a los protagonistas del hecho.

Para el director, en lo personal, se formó un vínculo fuerte con el equipo, “y sobre todo con los actores” que él cree que está dado por los desafíos de rodar la película.

“Eso te transforma. Realmente, como dicen los supervivientes, nos fuimos de la montaña pero una parte nuestra se quedó allí. Y lo siento así. Yo creo que una parte muy importante se quedó en esa familia que yo formé haciendo La sociedad de la nieve”, afirmó.

bayona 2

Dejá tu comentario